martes, 15 de junio de 2010

Palestina (I)

Llego a casa y todo me parece ajeno, lejano. Mi casa, mis hábitos e incluso la gente conocida. Todo es un eco difuso de lo que fui. Nada me parece importante. Nada es urgente. Nada excepto Palestina.

Lo vivido ha influido mi forma de entender el mundo. Han sido días intensos que han marcado mi carácter. Aún cuando intuía la injusticia que padecía el pueblo palestino, la constatación de su dimensión en este breve viaje ha dejado un huella indeleble en mi ánimo y en mi lucha.

Ahora, al regresar, la vida, mi vida, pasa ante mi como una distorsión hipócrita de lo que debiera ser. Será la mezcla de culpa y vergüenza que me ha producido constatar el hostigamiento implacable al pueblo palestino, la impunidad diaria con que el Estado de Israel viola sus derechos, prolongando la tragedia de una gente que espera eternamente una respuesta a sus exigencias. Eso y darme cuenta, una vez más, de como los privilegios con los que vivimos, con los que vivo, nos alejan de una realidad incómoda por terrible.

Nunca olvidaré la experiencia de trabajar en la grabación de un coro de niños palestinos, en un viaje promovido por la UNRWA, la agencia de la ONU para los refugiados palestinos.

No somos terroristas, repetían una y otra vez, la gente a la que conocimos en este viaje: en Ramallah, Hebrón, Jerusalem…

.

La bienvenida al aeropuerto de Ben Gurion, en Tel Aviv, estuvo cargada de tensión. Al entrar al país sufrimos los interrogatorios de rigor. Yo era sospechoso porque mi nombre es Ismael, así que fui apartado del resto. Varias personas, por turnos, me preguntaban por los nombres de mi familia, por mi religión, por mi oficio, por los motivos de mi viaje. Por fin pudimos cruzar los controles.

Nos esperaba el coche de Naciones Unidas que nos llevó a Jerusalem Este. Llegamos a Palestina.

Los que me conocen saben que no sé sintetizar. Hacer un repaso pormenorizado de lo vivido podría resultar difícil de digerir para el lector. Fueron apenas cinco días y me parece que estuvimos allí mucho más tiempo.

No fueron las estremecedoras letanías de los hombres que oraban junto al Muro de las Lamentaciones lo que más me impactó, sino el estrépito de un grupo de muchachos judíos gritando por la ciudad vieja en Jerusalem Este (parte árabe de la ciudad) provocando a sus habitantes con soberbia e impunidad. Por lo demás la ciudad estaba tranquila. Los almuhecines cantaban desde los alminares y nosotros hacíamos planes sobre los ensayos y la grabación de una canción con un coro de niños en Ramallah. Por la noche cena con amigos.

C. cena con nosotros y se parece mucho a Sean Pean. Es un cooperante francés que trabaja en Gaza. Arruga la frente como el actor cuando explica las dificultades de dar servicios cuando el bloqueo impide el acceso a los materiales que necesitan para la reconstrucción de casas, escuelas, hospitales tras la operación “Plomo fundido”. El bloqueo, por más que la propaganda israelí se empeñe en decir lo contrario, es real y desabastece de forma dramática a una población desesperada que busca un clavo al que asirse.

Cuando alguien le pregunta cuando piensa marcharse de allí C. sonríe en silencio, con esa sonrisa que dibuja hacia abajo las comisuras de los labios, como hace el bueno de Sean, y se encoge de hombros. Quizá el año que viene. La dedicación de hombres y mujeres como él hace posible que la ayuda humanitaria preste los servicio propios de un Estado que permite la supervivencia de la mayor parte de la población de Gaza.

Al día siguiente asistimos a los ensayos con el coro de niños del conservatorio Edward Said en Ramallah. Ramallah es la ciudad más importante de Cisjordania. Vemos el muro que rodea gran parte de Cisjordania y contenemos el aliento. Decir que rodea Cisjordania es impreciso teniendo en cuenta que la línea verde que marca los límites del West Bank según el armisticio de 1949 mide 320 Km y el muro planeado mide 721. Son muchos los vericuetos que hace adentrándose en tierras cisjordanas aislando a veces pueblos enteros y apropiándose del 10% de tierras palestinas, en las que entre otras cosas hay muchos recursos agrícolas e hídricos palestinos. Desde la carretera se distinguen claramente los asentamientos de los colonos judíos y las casas de los palestinos. No viven en las mismas condiciones. El muro sólo puede ser atravesado por aquellos coches con la matrícula que les acredita como habitantes con permiso. Se da el caso de que cuando algunas ambulancias transportan enfermos desde Cisjordania a algún hospital de Jerusalem tienen que parar en el check point para trasladar al enfermo desde una ambulancia a otra, sea cual sea la gravedad del enfermo. La movilidad para los palestinos es restringida de forma dramática. Nos hablan de las dificultades de algunos habitantes de pueblos que han sido rodeados por el muro para acceder a sus campos de trabajo, de la imposibilidad de los palestinos de visitar a sus familiares, de asistir a los funerales de sus padres o hermanos, historias de mujeres que paren en el muro ante la imposibilidad de cruzarlo. Atravesamos la muralla en uno de los controles y empieza nuestra jornada.

Oynstein, un músico noruego, dirige los ensayos junto con George, administrador del conservatorio. Cuando las primeras voces empiezan a entonar las notas de “Luces errantes” en árabe todos suspiramos emocionados. Los niños, con una paciencia poco frecuente a su edad, repiten las melodías mientras el viernes, festivo para los árabes, deshoja el sol sobre la ciudad que descansa tranquila.

Oynstein, a veces, organiza conciertos con los niños en diferentes partes de Palestina. Nos cuenta como, al llegar a los puntos de control del muro, los militares registran los vehículos con los niños dentro. La visión de hombres armados revisando los coches llena de angustia a los pequeños hasta tal punto que a veces no es posible celebrar los conciertos.

Los niños cantan y le dan sentido a todo. Al viaje que nos llevó hasta allí. A todos los viajes que hicimos y que haremos. Su sueño custodia nuestro futuro. Guardamos en lo más profundo del corazón sus voces. Y les agradecemos infinitamente su paciencia y su dedicación.

Las voces de los niños nos mecen como el vuelo de la cometa a la que cantan, como la brisa que sopla la herida.

Planeamos la grabación y nos despedimos hasta el día siguiente.

Para el regreso atravesamos caminando el muro. Esta vez no nos lleva el transporte de Naciones Unidas, así que hacemos la cola pertinente y enseñamos nuestros pasaportes a muchachos armados que prestan el servicio militar. El check point se asemeja a las fauces de una bestia, dentada con alambres de espino y rejas de acero, que nos escupe al otro lado del muro.

Cenamos mientras un laud y una darbuka desmadejan las melodías, cuyo hilo, más tarde, engarzará nuestro sueño. Mañana gabaremos los coros. Insa’Allah.

41 comentarios:

Martuchis dijo...

Ismael:

Los que vivimos al otro lado del mundo, permanecemos como tú bien lo dijiste, ajenos e ignorantes de toda esta realidad.

Tu incapacidad para sintetizar nos abre los ojos y nos acerca a esta realidad que me imagino te sorprendió de golpe y el hecho de que tu estés ahí es ya un gesto de buena voluntad.

Ojalá hubiera más hombres como Sean y con el deseo de realizar hasta lo imposible por hacer que las cosas por lo menos sean diferentes.

Te sigo leyendo de madrugada en esta parte del continente americano.

El fontanero del mar dijo...

gracias por traernos toda esa dosis de realidad que pocas veces nos muestran de aquel territorio

K. dijo...

No me puedo imaginar todo lo que cuentas. Me parece muy triste y desolador. Creo que nunca voy a entender este mundo...

jaime dijo...

Leo tu última huida y me pregunto qué carajo hago encarcelado en esta triste oficina.

Gracias por la ducha de realidad.

Carolina Mamet dijo...

Lindo acompañarte desde la lectura y revivir con vos esos momentos que solo vos y los que pasaron por una situacion asi saben de q se trata. Del otro lado del charcos siempre con vos, gracias por tanto.
CARO NQN

Caro (doyna) dijo...

"Los niños cantan y le dan sentido a todo. Al viaje que nos llevó hasta allí. A todos los viajes que hicimos y que haremos"
Qué bueno es encontrar el propósito por el cual hacemos las cosas. Saber que esa lucha tiene un sentido.
Sin duda este viaje quedará guardado en tu memoria (como diría Leon).
Gracias por compartirlo con nosotros.

Auxi dijo...

Todos somos Palestina

Un abrazo amigo.

CARMEN dijo...

Creo que a muchos nos duele Palestina.
Tú has tenido la gran suerte de verlo y vivirlo todo de cerca. Gracias por contarlo con todo detalle. Espero ansiosa la segunda parte.

Pepe y yo te esperamos mañana en Castellón.
Un abrazo.

Un boli Vic sin capuchón dijo...

Enséñales a todos a buscar bajo los adoquines..

Clarita dijo...

Que los niños alcen sus voces...
Gracias por este toquecito de realidad y ojalá no se quede en una simple lectura y ayudemos en la medida que cada uno podamos a este pueblo que sufre, llora y grita...
Gracias, confío en que tus palabras lleguen lejos...
Un besote enorme

Lau dijo...

Quién les dirá que otro mundo es posible?

ayelenvallaris dijo...

que lindo que nos traigas una realidad que no vemos ni sentimos.. que lindo que ayudes con tu voz y tus ganas de hacer el bien... bueno no es nada nuevo lo que te escribo... esperamos el palestina II... besos y veni para el norte argentino por favor

ayelenvallaris dijo...

que lindo que nos traigas una realidad que no vemos ni sentimos.. que lindo que ayudes con tu voz y tus ganas de hacer el bien... bueno no es nada nuevo lo que te escribo... esperamos el palestina II... besos y veni para el norte argentino por favor

DANIELA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
DANIELA dijo...

...al llegar a los puntos de control del muro, los militares registran los vehículos con los niños dentro. La visión de hombres armados revisando los coches llena de angustia a los pequeños hasta tal punto que a veces no es posible celebrar los conciertos.Los niños cantan y le dan sentido a todo..."
Ante tantas atrocidades me quedo con la ultima frase, como Caro (doyna), como K creo que nunca voy a entender este mundo, como jaime me pregunto que hago encarcelada en esta triste oficina, como Lau me pregunto con que cara les diremos que otro mundo es posible y como Martu digo que ojala existan mas personas como el Sr. C y como vos por supuesto.
Muy emocionante, gracias por compartirlo.

Gregorio Kolbe dijo...

Gracias, Ismael, por este relato.
Me cita a reflexión, pues no se necesita ser un funcionario importante en la ONU ni viajar al otro lado del mundo para poder hacer algo por la paz. Tampoco se necesita viajar al otro lado del mundo para descubrir las vejaciones que contra la humanidad se cometen.
Debemos ser expresamente solidarios con el pueblo palestino y debemos ser enteramente intransigentes con nuestros ideales, tendiendo nuestras manos en aquellas injusticias cotidianas que a menudo ignoramos.

Una vez más, gracias Ismael.
Espero ansioso la llegada del 17 de Agosto.

"Si todos reclamaran por paz en vez de otra televisión, entonces habría paz..." (John Lennon)

MIGUEL ANGEL dijo...

Si tu intentaras sintetizar el dolor, el hambre, la muerte, la enfermedad, o cualquier otra desgracia humana, sería una misión imposible, así es que con lujo de detalles nos narras lo que la realidad de nuestra acomodada vida nos esconde bajo el hipócrita y subjetivo ojo israelita, creyéndose en posesión de una verdad absoluta inexistente.
Lo único que se me viene a la cabeza es un nuevo holocausto, a través de la historia y el tiempo, del cual mostrará sus secuelas si no lo impedimos, con toda su crudeza pero cuando ya no tenga remedio, como paso con el pueblo judío en el anterior holocausto.
La historia y la humanidad no deben permitir que se repita un horror como ese.... aunque no sean cámaras de gas, si es el ahogamiento del yugo israelita el que hace quedar sin oxígeno al pueblo palestino, mientras el mundo mira hacia otro lado... Abrazos, Ismael, abrazos sentidos y gratitud por tus palabras que hacen la foto de lo que no vemos en la radiografía del mundo.

Deméter dijo...

¡Vaya Ismael!

Palestina en vivo, ahora entiendo tu regreso.

Parece mentira cómo una experiencia así nos llena de inquietudes, exaltando nuestros principios, nuestros rencores, nuestra forma de vida en esta supuesta avanzada e ignorante sociedad,...

Conocer en primera persona la situación de otros pueblos oprimidos, por los mismos de siempre, debe ser la ostia y espero ansiosa irme de expatriada. No obstante, no olvidemos la infinidad de luchas que podemos realizar desde aquí, desde nuestra realidad. Desgraciadamente, como ciudadanas/os del Norte somos realmente influentes en el engranaje del capitalismo mundial, por ello utilicemos nuestras armas, nuestra voz, dinero, conciencia,.. desde nuestras múltiples funciones en la sociedad (consumidores, votantes, parados, padres, madres, ciudadanos, trabajadores, estudiantes, etc.). Yo trato de llevarlo a cabo, pero es una ardua tarea y a veces me traiciono.

¡Israel asesino del pueblo palestino!

Salud compañeros!

Madame Bovary dijo...

¡Qué fuerte! La verdad es que somos unos afortunados y da una impotencia tremenda conocer algunas situaciones donde por el simple hecho de nacer en una familia determinada o en un lugar diferente del planeta vas a ser víctima de este tipo de atrocidades. Es cierto que cuando te pones en la piel de cualquier persona que sea víctima de abusos empiezas a relativizar todo, y lo que tú creías que era un gran problema se convierte en una tontería al lado de los dramas que están sufriendo ellos diariamente. Más aún cuando se trata de niños, que es la forma más pura del ser humano, que no tienen ningún tipo de maldad, que te miran con esos ojitos cargados de amor y de ilusión y cuándo te preguntan ¿por qué a mí? se te viene el mundo abajo. ¡Muchas felicidades por todo lo que haces y por esa humanidad que demuestras! Ojalá todas las personas pudieran vivir una situación parecida alguna vez en su vida para que la sociedad fuera consciente de que este tipo de cosas pasan y que con un granito de arena que aportemos cada uno, el mundo indudablemente sería un lugar mejor.

No quiero restarle importancia a esa gran labor que realizas, ni hacer comparaciones ya que no tendría sentido, pero para ver niños que son víctimas de la violencia o del odio de otros y comprobar que sus derechos básicos son vulnerados diariamente, no hace falta salir de España. Repito, no quiero comparar y reitero mis felicitaciones. Lo único que quería es dejar constancia de que en España hay muchos niños que están pasando por situaciones muy desagradables y parece que esto no le importa a nadie, ya que muchos casos son archivados al par de años sin antes buscar una solución para ellos.

De nuevo, muchas felicidades. Y yo me voy que cada vez que hablo de estos temas me pongo enferma.

Un beso.

pd. Yo tampoco sé sintetizar.

MIGUEL ANGEL dijo...

Ismael, como no tengo otro medio, me gustaría felicitarte por la colaboración con Manuel Cuesta, he visto el video de los ensayos para café Libertad 8, y son un deleite, eres un auténtico maestro de la letra convertida en música.... Quién pudiera cantar así una canción tan sólo junto a ti....Abrazos

eMiLiA dijo...

Gracias por darnos una descripción tan detallada de una realidad que, ajena y lejana, muchas veces dejamos a un lado.

Un abrazo!

Olga dijo...

gracias por acercanos, por integrarnos, por promover un mundo solidario e inclusivo, por describir cada detalle, por los pequeños y grandes momentos, por abrir ventanas a la esperanza para todos los pueblos.

aNdAiRa dijo...

Y uno cree que tiene problemas...
Gracias por abrirnos los ojos otro poquito, aunque el paisaje sea crudo y gris...

Vaya experiencias

Xosé Constenla dijo...

Ismael:

Al menos tú conseguiste entrar, no como el bueno de Noam Chomsky:
http://www.larepublica.es/spip.php?article19869

Gracias por el testimonio!

Un saludo

Carlos dijo...

Desgarradora tu crónica. yo he estado en lugares parecidos cooperando, lo poco que nuestras locas y ajetreadas vidas lo permite, y estoy de acuerdo contigo en que la sistole y la diastole del corazón se muestra herida y con pocas ganas de latir. Avergonzada de nustra tranquilidad abochornada de lo mucho que tenemos, y sobretodo, de lo poco que lo valoramos.
Los Israelies parecen tener cada vez menos verguenza.... no sé dificil solución a un complicado problema... espero qeu como muchas veces nos has dicho Otro mundo sea posible INCH'ALA

Roxana dijo...

Casi no queda nada por decir, fuerza y un abrazo desde aquí tan lejos pero cerca del corazón. Un beso.

Valentin Ibarra - (acertijo) dijo...

Visite www.lengua-libre.blogspot.com
Filosofía, letras y otros males de menor importancia.

Angelorum dijo...

Que fuerte, que triste...
Y hablamos de 'sociedad civilizada' mientras allá lejos hay personas que nacen, viven y mueren en condiciones tan duras...

Y ahí tenemos el apoyo de EEUU a Israel, el asunto del petróleo, siempre de por medio para quienes tienen el alma del mismo color que el viscoso líquido, y lo más... desesperante es que la gente que de verdad tiene el poder para cambiar las cosas no lo hace, no le conviene, no le importa.

Saludos desde Chile.

En barcos de papel dijo...

cómo me gustaría hacer lo que hacés! bendito Dios que te ha puesto en ese camino , hoy tus ojos se abrieron, ya no hay más velo delante de tí , como el velo de las mujeres esconden su sufrimiento allá dónde gobierna el Olivo.

Victoria dijo...

Cuanta injusticia Ismael, cuanta maldad. Pienso y trato de entender,de buscar respuestas, por qué tanta opresión?La historia de Palestina es desgarradora,como la de muchos otros pueblos. Muchas atrocidades en la historia de la humanidad. Pienso, pero no entiendo. Creo que cuando aprendamos a respetarnos los unos con los otros, a respetar la vida, la libertad y los derechos del otro, la historia va a cambiar.
Y como la esperanza es el sueño del hombre despierto, y otro mundo es posible... me quedo con la mitad llena del vaso: con el coro de niños, con Sean, con tu granito de arena.
Gracias por sacarnos de la burbuja una vez más.
Un abrazo grande!

Santa Fe te espera!!!

madera y agua dijo...

Es la primera vez que leo tu blog y me gustó mucho; pero no es la primera vez que escucho tus canciones, ya te seguía...
Me gustaría saber si tienes planeado venir a Uruguay en el marco de alguna gira este año. Gracias

Mar Blanco dijo...

Hola Ismael. Ayer pude disfrutar en Orihuela de tu voz Sólo quería darte las gracias. Fue muy especial.

Paus dijo...

Lo bueno de tu no poder sintetizar es que intentamos ponernos en tu vivencia...senti una mezcla de cosas,como vos quizas, sin vivirlo...el dolor de ver la realidad siempre mas cruel que la que se imagina, la esperanza siempre presente y el partir sabiendo que el mundo no termina en nosotros y que nosotros cambiamos por ese mundo...y por personas como vos que tienen la humanidad inmensa de despertarnos cada vez.
Gracias por todo, a partir de este blog cada dia te admiro mas completamente y quizas nunca sepas realmente lo que se siente,pero yo puedo aunque sea decirtelo y me quedo un poco mas tranquila de hacertelo llegar y mas despierta a la vida.

EL INTERNO 16 dijo...

Hola Ismael.
No se si podrás leer todas las notas qui escritas, pero...
Bueno, aparte de felicitarte por tu carrera, hacerte una sugerencia.
Ya que promoviste u homenaje a Pablo Guerrero, ¿porque no haces lo mismo con Silvio Rodriguez? A buen seguro se podria hacer un disco doble, y se de muchos artistas españoles (Sabina, Aute, Serrat, Pedro Guerra, Javier ALvarez, tu mismo)que participarian.
Un saludo y sigue así. Siempre.

Gustavo dijo...

Ismael, que terrible realidad a la que se somete ese pueblo. Gracias por ayudar, tu que puedes desde allí. Más cerca de lo que muchos podemos.


Ahora puedo escribírtelo: acabo de mostrar a Estela (el amor de mi vida) una edición de un video que hice con tu nuevo CD, videos de filmaciones, conciertos, y LA NOTICIA de que tengo las 2 ENTRADAS PARA TU CONCIERTO, el 15 de Agosto en el Gran REX, Buenos Aires.
Ansiosos desde ya, y colmados de amor y alegría por ir a verte, te veremos desde la fila 5, asientos 20 y 22, del Super Pullman del Teatro.
Oimos las 24 hs tu nuevo CD, para poder acompañarte en cada palabra, de cada canción de cada trocito de vida, que son tus canciones.


Nos vemos pronto!!!!

Eduardo Capdevila dijo...

No hay peor sordo que el que no quiere oír y peor ciego que el cegado por una visión parcial y omnipotente de la realidad. Los medios occidentales y la maquinaria de la guerra, sostenidos por los grandes bancos y el cionismo, forjaron lo que es Palestina hoy, ese gran monumento a la injusticia y la denigración humana, perpetrado por quienes se deshacen pidiendo por la paz y luchando contra el terrorismo de la única forma que lo entienden, siendo terroristas. Y nosotros inmersos en nuestras crisis, de las cuales renacerán los bancos como ganadores. Y Palestina seguirá ahí, como caldo de cultivo de la violencia extrema de quienes no tienen nada que perder, pues todo les han quitado.
Un respetuoso abrazo desde La Plata, Argentina.

Animia dijo...

Ojalá sigan persiguiendo cometas, ojalá sus voces se eleven al cielo...

Ojalá.

Un besito.

Catalina dijo...

Palestina – “Los niños cantan y le dan sentido a todo. Al viaje que nos llevó hasta allí. A todos los viajes que hicimos y que haremos. Su sueño custodia nuestro futuro. Guardamos en lo más profundo del corazón sus voces” Ismael Serrano, un grande.

“Palestina”, leí estas 9 letras formando un nombre y no pude evitarlo, quien diría, palestina lleva 9 letras, algunos lo creen mucho para lo que suponen es tan poco. Claro que he escuchado esta palabra, pero nunca antes había hecho verdadera alusión a lo que ella siempre refería, a nada mas que a las guerras, a la lucha, al miedo, al terror, a la desolación; pues bien este texto, como puede ver quien lo lea, llama a la reflexión, y aquí estoy, reflexionando una y otra vez, llegando a nuevas islas, creando puentes, nadando en océanos de incertidumbre.
Palestina, me inclino ante ti con mi mas grande gesto de alabanza, ahora que te veo con otros ojos, ni siquiera puedo creer que te vea, pues a eso se refiere mi alabanza; son pocos los que se mantienen parados luego de tantos tormentos, y todavía menos que estos, son quienes pueden y dejan mojar su rostro con algunas lagrimas doradas, y como una gota de lluvia en el desierto, ven caer sus lagrimas al suelo que, de a poco se quebranta.
Palestina, yo se que tu también crees en las estrellas, y que alguna vez has creido en los cuentos de hadas; deja que se apague la luz del sol que te encandila y te quema los labios que, en suspiros de agonía gritan impacientes, por un poco de agua; deja que todo se oscurezca, y enciende la luz de tu alma, quizá así logren verse todos iguales, y de a poco sean como mechas de velas que por si solas se multiplican e iluminan.
Y así, algún día, se convertían en el candelabro que despertará al mundo; porque, sabes? Todos tenemos un palestina por dentro, un pueblo de sentimientos que luchan y crean muros, nos hacen creer diferentes, y por eso superiores, y así de a poco, todo el mundo olvida la inocencia de cuando éramos niños. He aquí, que conocerte, ya sea por medio de sabias palabras, o si se tiene la suerte, por medio de ojos tan antiguos, es un viaje que nos lleva dentro, no fuera; despierta las voces de los niños puros e inocentes que alguna vez fuimos, esos que hoy nos despiertan tan bellos sentimientos, y gobiernan nuestro futuro.
Catalina

Gracias por tan lindas palabras ismael, sos una persona que yo admiro, y hoy tube la oportunidad de leer Palestina(I), y tus palabras ,me inspiraron, asi que gracias si alguna vez lo lees.

Chany dijo...

Querido Ismael, Antes que nada gracias por tu sencibilidad ante las injusticias, en diferentes momentos de mi vida me senti y me siento reflejada, me animan,y me desconciertan tu canciones, pero hoy mas que nunca cada letra que conforma el relato de Palestina llega a los mas profundo de mi ser, ya que revivi en cada linea que recorrian mis ojos, mi estadia en Palestina, este año tuve la oportunidad de visitarla y eso en mi, fue una experiencia de vida, un antes y un despues, una contradiccion entre mi libertad y la de los que no la tienen. Fue retornar con ese sabor amargo de dejarlos tras el muro, pero ellos me pidieron que regrese, que somos necesarios fuera, de este lado para poder decir al mundo que hay otra realidad,que no son terroristas!
cada uno desde nuestra pequeña realidad,
Nose si pudiste sentir que en Palestina que lo planificado puede no suceder, que el tiempo occidental no es tal.Nose si sobre los escombras de sus casas, pudiste sentirte cobijado en esa cordialidad inigualable, espero que si...
Seguramente disfrutaron mucho de tus canciones, una noche en ronda de lahud me dijeron que no importaba que no entienda el arabe, porque al mirarnos sabian que sentiamos lo mismo, me enseñaron a mirar con los ojos del corazon. y a escuchar con el alma.
Viste que convierten la tristeza en alegria?, porque seguramente te has traido muchas sonrisas.
y al acariciar su mano, pudiste sentir como corre la sangre por sus venas? pudiste sentir que la sangre no se hace agua?
Se que les llevaste destellos de felicidad! Y aunque uno regrese con el corazon triste, lleno de contradicciones, con muchas preguntas sin respuestas, como por ejemplo, seremos tantos los que estamos equivocados? Uno por ellos se fortalece, porque ellos me transmitieron que podran destruir sus casas, matar sus hijos pero que la tierra permanecerá, que sus limoneros volverán a crecer aunque lleve cientos y cientos de años, Me enseñaron que es posible soñar con una paz justa,
ojala que tu ,al igual que yo y muchos mas ,al igual que nuestros hermanos palestinos, podamos transformar la tristeza en alegria, por tu compromiso invalorable, porque con tu esencia, podamos difundir la causa Palestina. una vez mas de todo corazon Gracias
Un abrazo, espero verte en Argentina

ebusiness_udla dijo...

Ismael , supe hoy que vienes a Chile , pero solo a Santiago, por favor , ven a alegrar el alma a Concepcion, sabes que acá te esperamos siempre con los brazos abiertos.

Y si no tienes donde quedarte, te invito a mi casa .

Saludos

Esteban

María José dijo...

Que pasaria si los latinoamericanos perdemos nuestras tierras a favor de los pueblos originarios, nada, ellos tendrian toda la razon, no? despues de todo son los dueños originales y gracias a TU querida y sangrienta España ellos fueron expulsados. Bueno, querido, entonces fijate la otra version de los echos. Los israelies fueron expulsados, masacrados y esclavizados de su tierra hace miles de años, y en el siglo XX pudieron recuperarla, los palestinos eran un pueblo nomade rechazados por todos los paises islamicos y plantados en Israel por el imperio britanico, no son carmelitas descalzas, matan israelies con armas traidas de otros paises o de fabricacion casera, matan niños, bebés, mujeres, todo lo que vos quieras. Creo que la historia tiene dos lados, y los medios de comunicacion hegemonicos y monopolicos no dicen la verdad, lee a tu compatriota Pilar Rahola e instruite un poco. Sos muy estrecho de mente, y te pido canta mas y habla menos que como artista vas en descenso, no lo digo solo yo, ya somos varios...y sumando