jueves, 29 de marzo de 2012

Reflexiones sobre la huelga

      Después de leer algunos comentarios surgidos a raíz de mi llamada a secundar la huelga me gustaría hacer algunas aclaraciones.
      Me sorprendió que algunos vieran en este llamado un ataque al derecho a ir al trabajo de aquellos que decidieran no sumarse a la convocatoria. ¿Por qué? Tan legítimo como ir a trabajar es no hacerlo para participar en la jornada de huelga. En principio, el ejercicio de un derecho no ha de entrar en conflicto con el otro.
      Algunos expresaban su negativa a participar en la huelga motivados por su postura crítica (y a mi modo de ver, a menudo, comprensible) hacia los sindicatos mayoritarios. Hablaban de su connivencia con el poder (sobre todo con el anterior gobierno), de su corrupción y del privilegio que para alguno suponen las subvenciones recibidas por parte del Estado.
      En primer lugar habría que aclarar que no sólo los sindicatos mayoritarios convocan la huelga. También lo hacen otras organizaciones sindicales, así como muchas asociaciones de carácter social y cultural y multitud de movimientos ciudadanos. Tiene sentido buscar en la convocatoria de una huelga general la complicidad de todas las organizaciones sindicales y ciudadanas puesto que se busca el paro generalizado de la actividad laboral en todo el país. 
      Quizá debiéramos recordar que los sindicatos CCOO y UGT son mayoritarios porque obtienen el apoyo de la mayor parte de los trabajadores que participan en las elecciones sindicales. No son los únicos que existen, pero sí los que tienen mayor representatividad en el conjunto de los trabajadores. También decir, con respecto a su representatividad, que los afiliados a los sindicatos (a estos y a otros) son muchos más que los afiliados de ciertos partidos políticos de cuya legitimidad de ninguna manera dudaremos. Aunque la mayor parte de sus ingresos vienen de las cuotas pagadas por los afiliados, los sindicatos reciben subvenciones, sí. Como también lo hacen las organizaciones patronales, los partidos políticos y muchas otras instituciones con mucha menor representatividad que los sindicatos. La Federación Española de Fútbol o los toros son también subvencionados. La prensa escrita y las televisiones privadas reciben dinero del Estado en cantidades muy superiores a las recibidas por los sindicatos.
      Como decía antes, comparto la crítica hacia unos sindicatos que, a mi modo de ver, debieran haber sido más contundentes en su enfrentamiento contra los poderes políticos que nos han llevado a esta situación de desastre y precariedad. Ante esta crítica uno puede tomar dos actitudes. Una: mostrar su indignación en foros como este, en las barras de los bares o en su entorno más inmediato, ejercer el derecho al pataleo y quedarse de brazos cruzados en casita. Otra: indignarse igualmente pero participar del tejido sindical para cambiarlo de forma que recupere su postura crítica y exigente, tal y como nos gustaría.
      Convengamos que lo primero es más fácil. No en vano, España es el país con menor filiación sindical de toda Europa.
      Muchos dicen: ¡¿dónde estabais cuando el anterior gobierno hizo los ajustes que hizo?!
Pues quizá en la calle participando de las movilizaciones ciudadanas que fructificaron en el 15 M. Quizá en la anterior huelga convocada con el gobierno de Rodríguez Zapatero. Yo sí sé donde estaba. No sé donde estaban los furibundos e indignados ciudadanos que ahora ponen en duda el compromiso ajeno.
      Hay quien pone la mirada en aquellos ciudadanos que, decididos a trabajar en la jornada de huelga, pueden recibir la presión o ser víctimas de la coacción de algunos piquetes. Desde luego que este tipo de coacción, más aún en su expresión más violenta, es reprobable. Pero es visible. La sugerencia de Dª Esperanza Aguirre de que la gente haga fotos a los piquetes pretende hacernos creer que la coacción de estos es un hecho habitual en la jornada de huelga. Conocemos de sobra la costumbre de la señora Aguirre de hacer fotos, señalar con el dedo y abrir expedientes propios de la Stasi a aquellos díscolos que se atreven a molestar. Como digo, esta coacción, de producirse, será visible y ahí tenemos a los Cuerpos de Seguridad del Estado para proteger al trabajador que en jornada de huelga decide ir al trabajo.
      Pero, ¿y las coacciones de los empresarios a los trabajadores? Por desgracia estas no son tan visibles y sus víctimas no podrán aportar la prueba gráfica que Aguirre sugiere como mecanismo de control ante los “excesos de la turba”. Y por lo que leo en los comentarios no  preocupan tanto a la gente. Convengamos que el desamparo de este trabajador ante el empresario es mayor que el del trabajador que quiere acudir a su puesto el 29M. No hay policía que lo proteja ante este abuso.
      Algunas críticas a la labor de CCOO y UGT, parecen esconder un rechazo al sindicalismo en sí mismo, al sistema de organización y representación de los trabajadores. He escuchado decir: que desaparezcan los sindicatos, la negociación colectiva, es hora de dejar de tratar al trabajador como a un niño. Atrocidades cómo esta sólo se formulan cuando se quiere eliminar una de las últimas barreras de contención ante las que se encuentra el capitalismo más feroz, más dickensiano. Lo que realmente se desea es que desaparezca la lucha sindical, con ella la lucha por los derechos de los trabajadores, y ya que estamos los derechos en sí mismos. Darwinismo económico, vamos.
      Lo cierto es que, lamentablemente,  gran parte de los trabajadores ha perdido su conciencia de clase. La muchacha que trabaja de dependienta en la tienda de ropa, el autónomo que hace equilibrios para llegar a fin de mes, el inmigrante que sueña en el andamio, el informático subcontratado por una ETT, el desempleado recién licenciado o el camarero de su hamburguesería favorita no se siente parte de un colectivo de trabajadores. Los sindicatos han dejado de ser referencia de lucha y de defensa de los intereses del trabajador para una gran parte de sociedad.
      Además la precariedad incentivada en la contratación ha conseguido su objetivo: tener trabajo deja de ser un derecho y se convierte en un privilegio, de tal forma que apenas reparamos en las condiciones en las que lo realizamos. Cuando lo importante es tener trabajo, sea cual sea, sea como sea, ¿por qué detenernos a mirar el salario, la seguridad del trabajador, su protección y su estabilidad? Nos olvidamos de que tan importante como tener trabajo es que este sea digno, que dignifique al que lo ejerce, que lo ayude a emanciparse.
      Si los sindicatos no se dan cuenta de que gran parte de las nuevas generaciones se sienten excluidas en sus sueños y anhelos, de que no se sienten representadas en las estructuras sindicales vigentes el ciudadano irá perdiendo poder de influencia en esta posdemocracia en la que, de forma cada vez más evidente, la soberanía le es arrebatada para ser ejercida por oligarquías financieras y empresariales.
      Otros comentarios hablaban de la legitimidad del gobierno elegido democráticamente para llevar a cabo las reformas. La mayoría absoluta del PP no avala sus actuales políticas puesto que no sólo no estaban en sus programas sino que representan lo contrario a lo que en ellos prometían. No se trata de ganar en la calle lo perdido en las urnas. Se trata de exigir que, cuanto menos, los políticos asuman la responsabilidad cuando tratan de engañar al ciudadano. De recordarles que su labor es presentar alternativas de gobierno que realmente proporcionen bienestar al ciudadano y que realmente sean alternativas. ¿Cómo se puede ejecutar una reforma laboral tan agresiva como la que se lleva a cabo para luego decir que el paro no va a dejar de aumentar? Se habla del paro, de los ajustes, de la crisis como si fueran fenómenos de la naturaleza, incontrolables, impredecibles, fuera del control de los gobiernos. Nos hablan de la obligatoriedad de las medidas como si fueran leyes naturales, resultado del determinismo científico. Sólo para desideologizar algo que sin duda tiene una gran carga ideológica y para justificar el abuso fragante que supone la puesta en marcha de sus políticas.
      Las mayorías absolutas no son cheques en blanco para el gobierno de turno. Por suerte participar en democracia también es ejercer el derecho a la huelga y hacer oír nuestras voces cuando la ocasión lo merece.
     Y esta ocasión me pareció que lo merecía. De forma urgente.
     Con todos mis respetos. Sinceramente suyo
Ismael Serrano

65 comentarios:

Niuqech dijo...

Está claro que podemos echarle muchas cosas en cara a los sindicatos (sobre todo los que participamos en alguno y hacemos lo posible por un funcionamiento mejor). Pero las acciones que algunos hemos secundado hoy eran para echar en cara otras cosas y a otra gente. Cada cosa a su tiempo, digo yo.

Excusas sobran para quedarse de brazos cruzados... para luchar vasta una razón: que un mundo mejor es posible.

Un abrazo, Ismael.

Esperando el nuevo disco "como agua de mayo", jejejejeje

Angel dijo...

Absolutamente, estoy de acuerdo con tus reflexiones acerca de la situación en la que estamos, en una pseudodemocracia, en la que por desgracia parece que ya no merece la pena ir a votar, manifestarse o declararse en huelga...porque a los hechos me remito...NI PUTO CASO...en una sociedad manipulada y corrompida por esa oligarquia financiera de la que hablabas.

Aún así...y aunque muy desengañado desde siempre...no pierdo la esperanza de que llegue un cambio profundo de conciencia global.

Ojalá.

Anónimo dijo...

Chapó!

Anónimo dijo...

Por circunstancias personales ahora trabajo en uno de esos gremios "invisibles" para CCOO y UGT, y no digo sindicatos, digo CCOO y UGT. No he secundado la huelga por dos motivos: en primer lugar porque no me han dado la opción de elegir (y ahora habrá quien diga "por qué lo permites!!") y en segundo lugar, no estoy dispuesta a secundar una huelga mayoritariamente convocada por estos pseudosindicatos. No voy a decir que todos, porque no conozco a todos, pero esta gente desde luego a mí no me representan ni defienden, ni a mucha gente como yo. Y no me gustaría relacionar ni siquiera mentalmente a estos sindicatos con el 15M, porque no me parecería justo. Puedes presuponer que han realizado una genial labor en cuanto a derechos laborales, convenios y pactos con la patronal y el gobierno en defensa de los derechos de los trabajadores. Obviamente, en todos estos años algo habrán debido de hacer para justificar el sueldo que todos pagamos, pero sólo hay que mirar la precariedad laboral en la que vivimos no sólo ahora, también antes, muchos ciudadanos. Pero claro, para tener esa realista visión hay que vivir en una "subsociedad" desconocida para muchos. Saludos!

coco dijo...

Esto lo escribí yo ayer..

Mis razones para no ir a la huelga?
Que no es una huelga para defender a los trabajadores, es una huelga política en la que el PSOE está detrás al cien por cien.La izquierda busca el apoyo en los sindicatos después del gran fracaso del Gobierno de Zapatero..Fueron los socialistas los que llegaron al récord de parados y así no se puede seguir..Hay que dar un margen de confianza y ver si realmente la reforma funciona o no..Tal y como están los sueldos y la situación, no creo que lo mejor sea acudir a una huelga que está politizada..Pero como pueden unos señores ser lideres sindicales de trabajadores cuando nunca han trabajado ni lo piensan hacer, cuando no saben lo que es trabajar?!! Los sindicatos no te defienden,viven de ti. Y mientras a mi mañana que me descuenten 80 euros?Mientras ellos si cobran el día.Es una lástima que estando como estamos, tengamos una huelga ahora..Eso si ahora los del PSOE frotandose las manos. Yo pienso ir a trabajar, porque me considero afortunada y porque sería una burla hacia los pobres parados.. No entiendo porque se permite a los huelguistas presionar, dirigirse, incluso insultar a las personas que si entran a trabajar..Esta "gentuza" pide respeto, sin respetar...Me dan igual sus razones, sus razones no me convencen. Menos vaguear, y más trabajar..Y repito: A mi esa "gentuza" que la ha convocado no me representa en absoluto..NO, no pienso hacer huelga mañana :)

P.d:A ver cuando te dejas ver por Elche, o Alicante, pero un sábado por favor, que habemos gente que trabajamos los viernes ;) Adoro tu voz, ya no cantando, sino tb hablando... (Ahí queda eso..)

Queiles dijo...

Gracias, gracias,gracias. Reconforta encontrarse con gente pausada y crítica como tú. Deja un fondo de esperanza, de que la utopia aún no ha sido amaestrada. Gracias

Sur dijo...

Exelente. Seguramente te sonará a grano de arroz repetido pero me ha parecido una reflexión muy lúcida y acerta.

Yo no conozco a los sindicatos españoles,pero por lo que leo sucede algo parecido a lo que sucede con los sindicátos argentinos...pero sin embargo el analisis que haces es muy acertado.

Y es así darwinismo económico.
La economía ha encontrado su justificación en las teorías de evolución...
y de paso de justificarse cualquier cosa se usa para darle ese toque de irremediable destino de la naturaleza y poco podemos hacer...

Valeria dijo...

Creo firmemente que no se puede soñar desde el corazón con un mundo más justo, compasivo y solidario sin sentir el impulso casi irrefrenable de hacer lo posible por construirlo.
Hablando de ello el 2 de abril se conmemora el Día Internacional de la concientización sobre el Autismo. Ese día estamos llamados a usar algo azul para acompañarles en la lucha. Compartiendo el deseo ferviente de que entendamos que para que los derechos sean realmente humanos tienen que incluirnos a todos.
Besos y abrazos.

JoseMarins de Uruguay dijo...

Estimado, desde Uruguay lo sigo en su música y en sus reflexiones . Si bien hoy por hoy,nuestro país es casi una isla en éste mundo de crisis global,y vamos en un rumbo distinto..supimos pasar mal en las décadas infames de la dictadura primero y del neoliberalismo despues, recién nos estamos sacudiendo algo de colonialismo.las realidades no se pueden extrapolar al pie de la letra ... pero las generalidades, mucho de lo que manifiesta ..podría ...leyendo inteligentemente ser ..digamos una lucecita de alerta, para tener siempre en cuenta...Como latinoamericano,como uruguayo, como trabajador, como sindicalista, como socialista,creo que es una obligación escuchar ,y analizar lo que pasa en el mundo...tomar lo bueno ..prevenir lo malo...corregir lo que aun tengamos tiempo de corregir. Se aprende de los errores propios ...pero también de los ajenos. Fraterno saludo a través del océano. José Luis

Lula. dijo...

En España en Argentina los mismos problemas y las mismas críticas a los críticos de las reformas. Por suerte existe el poder de crítica y la posibilidad de decir NO.
Concuerdo con todo.

Mari Carmen dijo...

Ismael yo no pude secundar la huelga ya que dependo de unos de esos trabajos que el cumplir estrictamente con la empresa es una obligacion....y pese que ayer deseaba con todas mis fuerzas ver a los sindicatos en accion, ver como alguien le plantaba cara a mi jefe no los vi....por la tarde mi impotencia fue a mayor cuando no pude participar en la mani de Barcelona (vergonzoso lo ocurrido alli) yo que he participado en todas las manis de la reforma mi impotencia crecia y me rodeada de clientas sin escrupulos que lo unico que les importaba era ser atendidas, mis derechos les daba igual.....solo deseaba alzar el puño y gritar y sacar a reluzir mis ideales de izquierda y socialista a relucir....en fin un dia mas el trabajo me espera.....

jaime dijo...

Acertado.

Un abrazo y sigamos atentos, levantando la voz, ocupando nuestras calles.

Nieves LM dijo...

Vengo del blog de Rodolfo y me alegro de su recomendación. Buen post, buenas reflexiones. Animo a todos a seguir luchando. Salud.

Anina Rod dijo...

Creeo que la gente ha ido a la huelga por muchos motivos.Yo personalmente he ido porque me parece indignante lo que se está haciendo con el trabajador.Mi huelga y mi manifestación puedo asegurar que no tiene nada quee ver con sindicatos ni con la izquierda ni con la derecha.Estaría en la misma situación estuviera en el gobierno quien estuviera.En Oviedo fue impresionante la gente que había.Y me encantó ver padre,niños,abuelos...todos en contra de algo totalmente injusto.

Anónimo dijo...

Me parece que no has entendido nada.
Y una aclaración, el sueldo de lis sindicalistas no lo pagas tu, ni nadie. Sale de las cuotas sindicales, si estas afiliado rectifico.
Mira, la precaoriedad muchas veces la permite el trabajador pues ni denuncia, ni pone en conocimiento de los sindicatos lo que sucede.

Estoy de acuerdo con Ismael, se ha perdido la concienciación social.

Anónimo dijo...

Es que no puedo dejar de contestar porque, se ve, que alguien suelta una mentira y la gente se lo cree.

A LOS SINDICALISTAS LES DESCUENTAN DE SU SUELDO RL DÍA DE LA HUELGA Y A LIS LIBERADOS TAMBIÉN

Ismavenakorneya dijo...

En Barcelona ayer tuvimos dos Manifestaciones en la calle. La mayoritaria con unas 500.000 personas y apoyada por CC.OO. y UGT y los partidos de izquierda que el gobierno no hace caso, ni escucha
Y una 2ª Manifestación muy minoritaria (sobre las 10.000), esta apoyada por CGT y algunas plataforma de extrema izquierda, sin recorrido definido y causando multitud de destrozos. Es triste comprobar que estos quemando containers, rompiendo los escaparates del Corte Inglés y quemando alguna cafetería americana los escuchan y los temen mucho más que a medio millon de personas pacificas indignadas.
¿Cual es el camino?... Estamos al borde del precipicio.

Anónimo dijo...

Muchas gracias Ismael por esta reflexión, la he leído y disfrutado con pausa, comparto la argumentación y el espíritu que desprende, y sobretodo agradezco tu voz en esto.

Gracias compañero (y gracias por poner Banda Sonora a días como ayer)

Nostalgia dijo...

Gracias Ismael, simplemente gracias.

MeRy dijo...

Eso es!!Los sindicatos tratamos, en l medida de lo posible, representar y defender el trabajador ante abusos e injusticias por parte del empresario, pero claro, SIEMPRE Y CUANDO, esta situación se demande...somos representantes, no papás y mamás que podamos seguir paso a paso lo que hace el trabajador...si tú no te preocupas por tu vida laboral no esperes que nadie lo haga por ti!!! Los sindicatos vivimos de las cuotas de afiliación de los trabajadores, pero luchamos por los derechos DE TODOS, sean afiliados o no...eso no está pagado!!!

MeRy dijo...

A mi tambien me descuentan 80euros de nómina y soy sindicalista!!! Lo que es una pena es que tosavía haya quien piense que nos estamos beneficiando y viviendo del trabajador, cuando yo también soy uno más...con ZP también se ha salido a la calle: aquí nadie critica a Rajoy, aquí se critica la Reforma Laboral, a ver si nos enteramos!! Que esta huelga no es una forma de dar prestigio a los sindicatos, es una forma de defender derechos laborales y futuro laboral...es una vergüenza que se queden de brazos cruzados!!!

Sombragris dijo...

Es cierto, no cabe duda , de que los sindicatos mayoritarios (CCOO Y UGT) no convencen...su gestión no ha sido buena(mas bien nefasta)...y son mayoritarios,Ismael...en unas elecciones con respuesta minoritaria (no consiguen convencer al trabajador de que vaya a votar en las elecciones sindicales...¿Por que será?)...del mismo modo que la mayoría absoluta del PP se sigue basando en la fidelidad de su electoradora (los de derechas son fieles...los de izquierdas nos cabreamos y no votamos)...en unas elecciones con participacion rondando el 50 por ciento( no recuerdo la cifra exacta...soy de letras..jejeje)...Asi que estamos entre una patronal dickensiana (como estoy oyendo mucho ultimamente), un gobierno (unos gobiernos ..incluyo al de Zapatero igual que el de Rajoy) nefastos y plagados de corruptelas y unos sindicactos (defensa del trabajador) en los que perdimos la fe...¿Que nos queda?...El individuo actual ha sido "educado sistematicamente" en la individualidad (siempre me acuerdo de Brecht y su famoso texto de ·Vinieron por...") y el ande yo caliente...no xiste la conciencia social de un somos todos y todos a la lucha...Yo he educado a mis hijas (tengo 2, 17 y 22 años) con criterios sociales y politicos de izquierda y de solidaridad (he criado ovejas en un mundo de lobos)...pero no puedo ser de otro modo...Ayer fui a la huelga (lo que va a repercutir duramente en mi economia) y me siento orgulloso de que todos los mios han hecho lo mismo ...a pesar de sindicatos nefastos, de gobienos corruptos y de empresarios "presionantes"...ahora la pelota esta en el tejado de los sindicatos....Por cierto...me gusto tu texto...equilibrado y objetivo creo...un abrazo

CARMEN dijo...

Muy buenas tus reflexiones y muy acertadas, las comparto todas.
Un abrazo.

UPI CONIL dijo...

Suscribo todo el texto de tu reflexión, así és, ni mas ni menos.

Yo leí anoche:"Una patronal que se ha proclamado, al margen de toda conveniencia estratégica o táctica, ganadora de la situación."

Con esto todavia queda mas justificada la huelga de hoy, pues si la patronal gana, los trabajadores pierden, así ha sido siempre, si no se llega a un acuerdo entre las dos partes.
Con esta reforma el Gobierno le concede el mango del sartén a los empresarios, de las negociaciones que pudiese haber entre éstos y sus trabajadores.
Si sale adelante sin q se cambie una coma, claro que será la patronal la ganadora.
¿Cuanto tiempo estiman que esta reforma regenerará el empleo?

Es que tiene narices que trar recortes y subida de impuestos donde nos resignamos, ahora con esto también agachemos la cabeza, bajemos los brazos y nos resignemos, ¿cuando daremos un puñetazo en la mesa y diremos?, "hasta aquí llegó!! ya ni una más!! hasta que los políticos repongan el dinero que han malversado y despilfarrado y hasta que los bancos devuelvan todo el dinero público que se les ha inyectado y hasta que los clubes de futbol paguen la deuda millonaria con hacienda y hasta .....un largo etc. Ahora aquí el movimiento 15M también debe recordarnos que sigue vivo.

Pedro Jesús Molina Méndez dijo...

En democracia el derecho existe para el que quiere y para el que no quiere. Respetable es quién se identificó ayer con la huelga y quién No. Por eso, el comentario de Ismael Serrano cuando dice "en casita" no me parece apropiado. Un manera implícita de criticar a quién no fue. Y Yo no fui y también pido respeto.
Estoy bastante decepcionado por la dualidad conceptual de lo que para mucha gente es la sociedad o debe de serla. Yo siempre quise ponerme una capa y volar, pero es imposible. Culpamos a los demás por crear esta sociedad y no se cae en la cuenta que la sociedad es una suma de cada uno de nosotros y todos somos culpables. Todos desde el propio Ismael Serrano hasta un servidor.
Lo digo porque es muy romántico hablar de luchar obrera(como si el obrero fuera lo único importante. Que seria del obrero sin el empresario), de conciencia social, de globalización, de capitalismo como si fuera el fruto de las obras de otros. Mentira, todos con nuestro dia a dia llevamos a lo sociedad a eso.
Ese romanticismo relaja a la sociedad a un estadio irreal de conciencia. Se puede ser romántico: el señor Sabina lo es, es un romántico de Izquierda pero que reconoce la utopía de su propio discurso. Sin embargo, el señor Serrano ahonda un poco en el victimismo. Quién no quiera capitalismo, quién no quiera globalización puede optar por hacerse una choza en el campo y rechazar todo lo que la sociedad capitalista le propone. Sn embargo, nadie lo hace, ni siquiera el señor Serrano porque canta mucho criticar a esta sociedad capitalista pero teniendo un IPhone en la mano( Apple como ejemplo de empresa capitalista).
No hay trabajador sin empresario ni empresario sin trabajador. Eso es tener los pies en el suelo. El propio Ismael es un empresario: crea su producto, contrata a músicos, empresas de catering, comercialización de su disco, gira, hoteles...todo eso le genera una riqueza y, a su vez, crea riqueza a quien da trabajo.
Por ello, todo en su justa medida. No todos los empresarios son Florentino Pérez ni botín. La mayoría de las empresas españolas son pequeñas empresas donde el empresario mira a la cara a sus trabajadores, empresarios que ponen a riesgo su familia para sacar una empresa adelante para bien propio y para el bien de sus trabajadores. Exactamente igual que Ismael Serrano. Habrá empresarios déspotas...como hay trabajadores caraduras...pero la realidad está en el punto medio y yo no me dejo adoctrinar por quién trabaja por sus propios intereses haciéndome creer que también son los mismo.
Y con esto decir que respeto muchísimo a Ismael como músico y como persona pero, a veces, endulza la realidad convirtiéndola en un sabor que no existe.

Marisa dijo...

El dialogo social es algo que lleva roto desde hace mucho tiempo, y es algo a lo que nadie ni le da importancia ni parece importar, es mejor dar el portazo y hacer lo que mi alma de sindicalista, alma de político o alma de patrón me pide, justificado por la incomprensión e intolerancia ajena y propia.
Gracias a esta nueva Reforma Laboral, que destruye puestos de trabajo y no los crea, además permite al empresario, que: si no tiene suficientes beneficios (“y mis cuentas las llevo yo”), pasar del Convenio Colectivo (que es una ley) y negociar directamente con sus trabajadores. Lo que supone un torpedo en la línea de flotación del Derecho Laboral, orden jurídico de carácter especialmente tuitivo, porque trabajadores y empresarios no son partes iguales, en igualdad de armas.
No hay duda que después de esto, desprestigiar a los sindicatos es el siguiente paso. Cosa que no será difícil, ya que, primero: los escándalos de corrupción son reprobables vengan de quien vengan, de quien comparte mantel con reyes o de quien pertenece a clubs exclusivos, sangrantes si me apuráis, hirientes, porque se roba un dinero que es de todos, que sale de nuestros impuestos, de nuestras carteras, aunque una vez puesto en común, se diga eso de que el dinero no tiene nombre. Pero que se den en el seno de un sindicato es más doloroso todavía, porque a mí modo de ver deshonran su noble origen.
No voy a hablar de los sindicatos mayoritarios en ciudades pequeñas como villas.
Y, segundo, con una población lobotomizada con un régimen como el Capitalismo, con un consumismo desaforado, con el tanto tienes tanto vales tatuado a fuego lento, donde las cosas tienen una vida útil de seis meses (con recursos finitos) y si no llevas un móvil sin 7ª, 8ª…que se yo generación, es ser un pobre ciudadano en un mundo donde no tienes cabida si no tienes facebook y si no twiteas a los cuatro cibervientos; con esta población, donde los niños llevan las llaves prendidas con imperdibles en el forro del bolsillo del pantalón porque cuando salen del cole no hay nadie en casa, ya que se necesita todo el dinero del mundo para la hipoteca, el coche, el facebook y las vacaciones mejores que las del vecino; con esta población digo, el camino, está abonado señores.
¿Darwinismo económico? Allá vamos. Sin edulcorantes.

Anónimo dijo...

A mí me indignan los datos de la huelga. Plagada de incidentes, han dicho, cuando los incidentes de ayer son equiparables a un domingo de fútbol. Sólo un descenso del consumo de electricidad del 16 %, han dicho,cuando tras un descenso de esa magnitud las eléctricas ya te están pidiendo dinero.
Estoy a favor de la "mamandurria", que no es otra cosa que la subvención de los sindicatos debido a que la negociación colectiva es de interés general. Esto ayuda a repartir la riqueza que los trabajadores generamos y a mejorar el Índice de Desarrollo Humano.
El día que desaparezcan los sindicatos nos vamos a enterar: algunos españoles empezarán a integrar la lista Forbes y los demás nos pudriremos en el infierno.
Salud y suerte.

mar dijo...

No hice huelga y no por conformidad con la reforma laboral, no, si no pq iba a generar un mal ambiente en el trabajo que no puedo permitirme y fundamentalmente pq sé que la crisis la vamos a pagar nosotros, sea con reforma laboral o cualquier otro tipo de medidas que nos afectarán a los mismos. Nadie va a ir mas allá de subir los impuestos y rebajar derechos,y todo a los curritos claro, no a las grandes fortunas ( que no saben lo que es la crisis), ni a los que evaden impuestos, ni a los bancos...
Por supuesto que es mucho más lícito que se destine mi dinero a subvencionar a los sindicatos que a los toros por ejemplo, pero se han creado mala fama a pulso. ¿Quién no conoce a un delegado sindical que utilice sus horas sindicales para llevar a los niños al dentista, para hacer la compra o tomarse una caña si se tercia? Habrá de todo como en botica pero tela...
No me gusta que se culpe al trabajador de todos sus males, de pasar de todo de no denunciar abusos a los sindicatos. Esto obedece a un problema que va mucho más allá de que el trabajador sea cómodo. Está claro que somos nosotros quienes tenemos que luchar por lo nuestro, pero es que nos fallan por todos lados.
Nos queda la esperanza de escuchar tus nuevas canciones.

jaime dijo...

“La Huelga”, Pablo Neruda.

Extraña era la fábrica inactiva.
Un silencio en la planta, una distancia
entre máquina y hombre, como un hilo
cortado entre planetas, un vacío
de las manos del hombre que consumen
el tiempo construyendo, y las desnudas
estancias sin trabajo y sin sonido.

Cuando el hombre dejó las madrigueras
de la turbina, cuando desprendió
los brazos de la hoguera y decayeron
las entrañas del horno, cuando sacó los ojos
de la rueda y la luz vertiginosa
se detuvo en su círculo invisible,
de todos los poderes poderosos,
de los círculos puros de potencia,
de la energía sobrecogedora,
quedó un montón de inútiles aceros
y en las salas sin hombre, el aire viudo,
el solitario aroma del aceite.

Nada existía sin aquel fragmento
golpeado, sin Ramírez,
sin el hombre de ropa desgarrada.
Allí estaba la piel de los motores,
acumulada en muerto poderío,
como negros cetáceos en el fondo
pestilente de un mar sin oleaje,
o montañas hundidas de repente
bajo la soledad de los planetas.

Anónimo dijo...

Ismael, eres hermoso, sobre todo por dentro, gracias por tus palabras

Anónimo dijo...

Si no descontarán el dinero más trabajadores y trabajadoras harían huelga.
¿Cuanto cuesta vuestra dignidad?
80€, 100€, 150€.

Ismael, felicidades por tu reflexión.

mar dijo...

Este anónimo que habla del coste de MI dignidad que se vaya a la mierda.

La Vie en Cheddar dijo...

Hola, me ha gustado mucho este post. Con tu permiso lo comparto (además de compartirlo en pensamiento plenamente) en mi blog.
Como hoy se dice en Twitter #Nonosvamos

Ignacio Moya dijo...

Yo no hice huelga.

Podría haberla hecho porque ahí estaba mi derecho y estoy en contra de la reforma laboral pero hace mucho que dejé de creer en los sindicatos, me dan igual sus siglas, me da igual que sean minoritarios o mayoritarios, hace mucho que dejé de creer en ellos.

No logra mi entendimiento comprender que donde trabajo yo haya muchos sindicalistas, demasiados diría yo, y que de todos sólo dos se puedan salvar de una crítica destructiva y negativa.

¿Porqué en vez de que entre todos los garbanzos haya uno negro hemos cambiado a que entre todos los garbanzos haya uno sano?

Sólo puedo decir que uno busca motivación para luchar cuando uno no se atreve pero necesita ese empujón que nadie se lo sabe dar. Una pena que de entre todos los derechos, los sindicatos se los han entregado al gobierno poco a poco y ahora cuando surge la traca final, la desmotivación haga mella en muchísima gente que ve como pagamos a unas personas que entregan al circo para que nos coman los leones

Un saludo

Rida dijo...

Me ha gustado muchísimo tu post. Es de una sensatez y sentido común que se encuentra pocas veces.
Por cierto, lo que a mi me ha hecho mucha gracia es que en el sector del metal (fábricas grandes en general, con Comités de Empresa fuertes, etc) han secundado mayoritariamente la huelga. El sector comercio y restauración (puestos precarios, pequeñas empresas en las que es muy fácil ejercer una presión que no es ni visible sobre el trabajador de turno) son los que no la han secundado. ¿No da mucho qué pensar?

Rida dijo...

Y por cierto, los que se atreven a criticar el trabajo de los sindicatos, ¿están afiliados?. Porque si no lo están, no tienen ningún derecho a criticar algo que no han apoyado jamás.

Anónimo dijo...

Pido perdón si he molestado a alguien, y no, no me voy a ir a la mierda, posiblemente me vaya al paro como muchos y muchas trabajadoras de este país, debido a la Reforma Laboral que abarata el despido, por si alguien todavía no se ha enterado.

P dijo...

Soy sindicalista, me descontarán dinero de la nómina como en las dos huelgas que hice en el 2010. La ministra de Trabajo, no ha trabajado ni cotizado en ninguna empresa nunca, y¡fíjate!, máxima responsable de este país en ese ámbito. Desconozco los tejes manejes de los líderes sindicales,no voy a reuniones con altos ejecutivos, vivo y trabajo codo con codo con trabajadores, desde mi sindicato se les asesora, se les forma, se les intenta ayudar. Yo si fuí a la huelga y estoy muy orgullosa, quiero ser parte activa de la sociedad, rebelándome contra lo que no me gusta porque para ello me asisten unos derechos, luchados por muchos antecesores nuestros, incluso con su propia vida, y me parece que se les debe un respeto, al menos aquellos que valoramos su trabajo y su vida. NO soy gentuza por pertenecer a un sindicato de clase, tampoco considero a nadie gentuza, intento respetar y tolerar a todo el mundo, aunque a veces es complicado. Podría seguir, pero estoy escuchando la canción "A la huelga, madre" y voy a disfrutarla. Besos a todos.
Gracias Ismael.

mely arenas dijo...

Desde acá en santiago de Chile miro su justa lucha por la dignidad del trabajador,es cierto los sindicatos en todo el mundo están desprestigiados lamentablemente todos son catalogados de la misma manera yo soy sindicalista y lucho por que cada compañero sin un fin de lucrar.
La luchas debe ser por movimientos sociales acá en Chile Aysen un pueblo al fin del mundo gano su lucha solo con el poder del pueblo y nos enseño que tenemos dos opciones nos sentamos a lamentarnos o hacemos que el poder del pueblo se haga sentir...FUERZAS HERMANOS QUERER ES PODER

Un amigo cualquiera dijo...

Lo primero es felicitarte, Ismael, por tu trayectoria profesional, que he seguido desde hace tiempo (áhora menos por mi dedicación al sindicato, sobre todo) cuando casi nadie te conocía aún (y ya viniste enseguida por Murcia, recuerdo en un coche con tu representante para salir corriendo tras la actuación una de las veces).

De su implicación y compromiso social ya todos somos conscientes, pues sólo hay que oír tus canciones.

Pero Si había alguna duda, este artículo sobre el 29-M pone la guinda.

Quisiera decir algo, si me lo permitís, en relación con algo de lo escrito antes por otros en este blog.

Oígo a jóvenes de la edad de mis hijos quejarse con todo tipo de argumentos de la actuación de los sindicatos mayoritarios. Otros cuestionan a los sindicalistas en general y a los "liberados" en particular, etc., etc., para terminar cuestionándolo todo y cortando por lo sano.

Por los mismos objetivos que reivindica el 15M (o muy parecidos) venimos trabajando en el sindicato al que estoy afiliado desde que reconozco en esta labor.

Hemos convocado y trabajado porque salieran lo mejor posible muchas huelgas desde que realizo actividad sindical, mientras que los que más se quejan (que además no se afilian ni dándoles con un palo) sólo critican y critican.

Esas huelgas defienden intereses y derechos que, en buena parte de las veces lo son de personas que luego son quienes no secundan las huelgas y las critican.

Llevo demasiado tiempo en esto y si no fuese porque estoy convencido (y mis compañeros/as) de la necesidad social de nuestro trabajo, ya lo habría dejado.

He participado en el 15M (y en otras muchas organizaciones) con el tiempo que puedo, como muchísimas personas de mi sindicato y como lo hacen descendientes y amigos con los que comparto ideología.

Desde hace más tiempo del que me hubiese gustado, soy "liberado", es decir, grado superlativo del insulto "sindicalista", pero para mí un total orgullo, pues significa la cesión de buena parte de mi vida (y de la de mi falilia) a una causa que considero "justa y necesaria" (todavía me quedan reminiscencias de mi educación como habrás visto).

Me gusta y me crezco cuando un Losantos, Pedro J., Intertoros, Ansones, etc. critican todo lo social que se les ponga por delante.

Y me duele mucho cuando la que considero "mi gente" me/nos machaca (zagales o no tan zagales del 15M, por ejemplo, compañeros/as de trabajo por cuyos intereses luchamos, etc.).

Tenemos una amplísima representación en la Administración donde básicamente ejercemos, como reconocimiento muy mayoritario del nuestros compas al trabajo que realizamos. Y no me gustaría que esto se entendiera como que somos la excepción y por eso será, porque conozco a muchísimos compañeros y compañeras tanto o más comprometidos que yo/nosotros en este sindicato.

Soy de Comisiones Obreras, un sindicato histórico, del que han muerto sindicalistas (por si alguien no lo sabe cuando ve estas siglas) por su labor y, cuando algo no me gusta, trato desde dentro de mejorarlo con mis posibilidades.

LA HUELGA UN EXITAZO, PERO HAY QUE SEGUIR, ESTO ES SÓLO EL PRINCIPIO.

Gracias Ismael por ser y estar (y por haberte quitado un trocito de tu blog para desahogarme un poco, pero no tenía ningún psicológo ni cura cerca).

Salud.

Anónimo dijo...

Si bien es cierto, que los sindicatos a luchado bastante en este país para conseguir muchas mejoras que ahora tiene el trabajador. También es cierto que han perdido la vida sindicalistas por ello. Pero, o no hemos sabido explicar a nuestros descendientes su labor o simplemente nos hemos aburguesado "TODOS" trabajadores y sindicatos.
PUES YO NO QUIERO QUE LA LUCHA DE MIS PADRES, SE LA CARGUEN AHORA DE UN PLUMAZO, PONIENDO DE EXCUSA UNA CRISIS QUE LOS TRABAJADORES NO HEMOS PROVOCADO. Y SABIENDO QUE ESTA REFORMA LABORAL NO SOLO NO VA HA CREAR EMPLEO, SINO QUE LO ÚNICO QUE ESTA PROVOCANDO ES MIEDO Y CUANTO MAS MIEDO TENGA EL TRABAJADOR QUE TIENE QUE CONSUMIR, MENOS SE CONSUME Y.........EN FIN!!

Sandra dijo...

Te voy a contar mi posición porque, por suerte o por desgracia, no me puedo quedar callada. Me hubiese gustado ir a las manifestaciones y participar como la que más pero no pude, ¿por qué? Porque me da pánico apoyar a los que no me apoyan. La reforma laboral se pudo haber negociado, porque hubo reuniones ente patronal, sindicatos y gobierno; pero no se hizo. De hecho, mucho antes, se tendría que hacer hecho una huelga general, pero no se hizo. Caímos en las manos del poderoso caballero don dinero y así nos está yendo.

Los sindicatos tendrían que ser la única organización pública que quedase a salvo porque esa es precisamente su esencia. Se forjaron en el exilio, so pena de muerte; luchando por todos aquellos que no tuvieron más remedio que vivir reprimidos, callados. ¿Y qué han hecho? Vender su alma al diablo, concretamente, nutrirse de subvenciones que han sido un potente bozal. No sólo se han quedado callados, han destruido lo que, en algún tiempo, a algunos les costó la muerte.

Podéis llamarme exagerada, podéis decirme que saco las cosas de quicio o que me estoy de psiquiátrico, pero esto es así. De nuevo, por suerte o por desgracia, me duelen estas cosas. Si hubiese ido a una manifestación, habría traicionado a mis principios, a lo que creo,y no estoy dispuesta a pasar con eso.

No os creáis que soy todo palabrería. Tengo ideas, pero quizás la mejor sean sindicatos de verdad, que sean trabajadores que sepan lo que hay. Porque más pánico me da pensar en lo que pasará si seguimos con señoritos en el gobierno y en los sindicatos, como ahora estamos.

Carol Anne dijo...

Se puede decir más alto, pero no más claro. Gracias Ismael.

Joaquin dijo...

Isamel, haces un analisis acertado de la situacion, de la campaña de desprestigio que existe hacia quienes con sus defectos y errores puedan articular alguna respuesta a la situacion que vivimos, que no es mas ni menos que una lucha de clases pura y dura, y convertirnos en los esclabos del siglo XXI.

Y que hacemos cada uno de nosotros por intentar cambiar esta situacion.

carmelobar dijo...

¿Quien se acuerda ya de la HUELGA?
jejej, no ha servido para nada, y me alegro no crean haber si sedan cuenta que en este país no sirven la huelga ni las manifestaciones ni nada de eso, yo he votado al PP en las elecciones generales y quería una reforma laboral, creo que sen han quedado cortos todavía, la han intentado maquillar un poco, por eso espero más de ellos, habrá que activar este nuestro país entre todo, pero a base de trabajo, no con banderitas rojas y silbatos, un Saludo Ismael, y agradecerte tantos momento emotivos, esperando impaciente tu nuevo "trabajo". un abrazo.

Anónimo dijo...

Lo que queda claro es que cuando atacan a los sindicatos atacan a todas las trabajadoras/es, a ver si nos enteramos y actuamos unidas

MeRy dijo...

Si tú misma no eres capaz de plantarle cara a tu jefe ante abusos e injusticias,no esperes que nadie lo haga por ti...

Anónimo dijo...

Yo trabajé el 29m
Tengo 27 años , trabajo desde los 16, mis ideales son de izquierdas y estoy en contra de la reforma laboral y en contra de la forma de gobierno, aunque para salir de la crisis en que estamos evidentemente hay que apretarse el cinturón pero TODOS , Jamás he estado afiliada a ningún sindicato por lo tanto no voy a criticarlos e imagino que no todos los sindicatos sean iguales, habrá de todo igual que no todos los empresarios son iguales.
Yo soy camarera y hasta hace unos meses he sido empresaria (después de 4 años con sus más y sus menos tuve q cerrar mi negocio) El 29 m tuve opción a hacer huelga sin que se me descontara el día de trabajo (todo un privilegio lo sé) pero aún así fui a trabajar, (la cafetería en la que trabajo somos 4 trabajadores incluido el empresario , un trabajador más igual q nosotros) la cafetería no abrió por la mañana pero si a las 17.30 de la tarde y no abrió por miedo a represalias no por otra cosa. Como ya he dicho tuvimos opción a elegir y elegimos trabajar. Elegí trabajar porque día a día veo lo que cuesta sacar un negocio adelante, porque sé por experiencia propia lo que es trabajar muchas horas renunciado a vida social, renunciar a pasar tiempo con tu familia, a descansar poco y trabajar mucho, para sacar muy pocos beneficios, para sacar el negocio adelante. La hostelería es un trabajo muy sacrificado y gratificante a la vez. Por eso mismo el 29m fui a trabajar porque consideré que debía apoyar a mi compañero porque es así como lo considero compañero y amigo. Porque el pequeño empresario, el trabajador autónomo no se puede permitir el lujo de cerrar sus puertas porque el trabajador autónomo está desprotegido y solemos olvidarnos de él.
Ya no me enrollo más solo quería expresar porque Yo no hice huelga.
Muy respetable todas vuestras opiniones. Un saludo
Elena.

Pierce Stud dijo...

Mejor explicado imposible. Yo creo que lo que ha pasado es que algunas personas han querido tergiversar la realidad. Efectivamente los derechos de las personas no tienen por qué entrar en conflicto entre sí, y hacer la huelga no significa coaccionar a aquellas personas que quieran o necesiten ir a trabajar. Recordemos que existen muchísimas presiones explícitas y veladas para que personas de acuerdo con la huelga se vieran obligadas a ir a trabajar. Y por este motivo las protestas fueron multitudinarias y el acatamiento de la huelga un pelín inferior.
Gracias Ismael por poner sobre el tapete y ser la voz de muchos ciudadanos, con coherencia, desde tu posición pública, lo que muchos de nosotros pensamos.

¿Puede llamarse esto "estado de derecho"? Yo creo que viendo la injusticia rampante, amparada por la corrupción sistémica que nos rodea, es muy difícil.

leny84 dijo...

Yo trabajé el 29m
Tengo 27 años , trabajo desde los 16, mis ideales son de izquierdas y estoy en contra de la reforma laboral y en contra de la forma de gobierno, aunque para salir de la crisis en que estamos evidentemente hay que apretarse el cinturón pero TODOS , Jamás he estado afiliada a ningún sindicato por lo tanto no voy a criticarlos e imagino que no todos los sindicatos sean iguales, habrá de todo igual que no todos los empresarios son iguales.
Yo soy camarera y hasta hace unos meses he sido empresaria (después de 4 años con sus más y sus menos tuve q cerrar mi negocio) El 29 m tuve opción a hacer huelga sin que se me descontara el día de trabajo (todo un privilegio lo sé) pero aún así fui a trabajar, (la cafetería en la que trabajo somos 4 trabajadores incluido el empresario , un trabajador más igual q nosotros) la cafetería no abrió por la mañana pero si a las 17.30 de la tarde y no abrió por miedo a represalias no por otra cosa. Como ya he dicho tuvimos opción a elegir y elegimos trabajar. Elegí trabajar porque día a día veo lo que cuesta sacar un negocio adelante, porque sé por experiencia propia lo que es trabajar muchas horas renunciado a vida social, renunciar a pasar tiempo con tu familia, a descansar poco y trabajar mucho, para sacar muy pocos beneficios, para sacar el negocio adelante. La hostelería es un trabajo muy sacrificado y gratificante a la vez. Por eso mismo el 29m fui a trabajar porque consideré que debía apoyar a mi compañero porque es así como lo considero compañero y amigo. Porque el pequeño empresario, el trabajador autónomo no se puede permitir el lujo de cerrar sus puertas porque el trabajador autónomo está desprotegido y solemos olvidarnos de él.
Ya no me enrollo más solo quería expresar porque Yo no hice huelga.
Muy respetable todas vuestras opiniones. Un saludo

Anónimo dijo...

Los tiempos están cambiando, que dijo aquel. Y los sindicatos ni se enteran ni se quieren enterar. Está huelga ha sido un fracaso sindical y si intentan otra en el futuro están acabados. No se engañen ni engañen. Los Toxo y Mendez cometen un grave error de partida, cuestionar la legitimidad del Gobierno del PP. Eso es gravísimo. Y millones de personas lo han visto.

Anónimo dijo...

Lo que hay que hacer es una huelga indefinida, que se den cuenta que no vamos de bromas. Que se piensan estos " que tienen el poder".
Los sindicatos tienen que tomar medidas mas fuertes y dejar ya de tantas tonterías y empezar en serio a proteger a los trabajadores. Ya que el actual gobierno solo protege a las empresarios.
Yo no creo que el antiguo gobierno produjo la crisis, si no también serias el causante de que otros países también entraran en crisis.
Los mas beneficiados creo que han sido los del actual gobierno que aprovecharon la crisis para conseguir la mayoría, ya que much@s no fueron ha votar y otros votaron al cambio, pensando que la crisis la produjo el antiguo gobierno, como es posible que gente de clase media vote a un partido financiado por empresarios le hemos dado la llave para poder hacer lo que quieran.
solo serán cuatro años y luego "que les daremos otra vez el voto?" ........

Anonimoooo

Reflexionemos,

Vale dijo...

Haaahaaahaa!! yo crey que el espiritu de lucha habia desaparecido pero tu lo tienes, naaah, no opino, yo ya no creo.

Anónimo dijo...

Gran reflexión. Totalmente de acuerdo!! Suerte con la grabación del nuevo disco!

mejor la vida simple dijo...

De pronto, bandera blanca,
y un viento de alta mar que entra por las calles,
con cartas heridas sin derecho a evolución,
nombres que nadie pronuncia,
árboles yermos que no florecen por miedo.
La espuma de la respiración severa
del vientre que guarda todas las penas.
Telarañas en los ojos,
labios que despiertan en casas que guardan silencio.
No seremos mejores por denunciar,
sino por enunciar, dice Edgar Morin.
Vistamos de creatividad cada momento.
Cambiar las sociedades pequeñas
y modificar las grandes, sin “gran hermano”.
Pintar con naturalidad
escaleras de subida y de bajada,
por todas se transita.
Escuchar, pensar, callar para poder hablar.
Son días de faros que confunden a los barcos.
Son barcos cargados de historias que no pueden perderse.
Historias cotidianas,
heroicas o no,
en cada rincón del planeta,
en tierra seca, en arrozales,
en otros idiomas, con otros ojos.
Casi nos convencen de que todo es dinero, pero no.
Vistamos de creatividad cada momento.

Suerte Ismael.

¿Princesa? dijo...

No hay nada de lo que has dicho que se aleje de lo que pienso... de verdad, comparto tus mismas ideologías, tus posturas y pensamientos pero hay una cosa que no trato de comprender.

Estudio Derecho y me aventuro a afirmar que el principal problema que hay en toda huelga, convocatoria o, digamoslo ampliamente, derecho a la manifestación es el conflicto de intereses. El jueves quise participar en la huelga como protesta y repulsa al sistema pero, de camino al sitio de encuentro, observé como los "piquetes informativos" acosaban a trabajadores de pequeñas empresas, como "protestantes" ponían petardos en la facultad de Derecho, facultad en la que la delegación de alumnos, profesores y en general, la facultad, nos hemos esforzado en colaborar con ellos y prestarles todo tipo de ayudas y apoyo. También ví como un "miembro" del 15M se encontraba en la puerta de un colegio enseñándole a los niños cómo utilizar los sprays para escribir dentro de las aulas...

Verguenza, no hay otra palabra.

Con todo mi ego arrastrando me dí media vuelta y volví a casa esperando encontrarme algo que me hiciese retomar el incentivo, que hiciese que todos mis pensamientos no se desmoronasen, algo que de verdad me devolviese las ganas de demostrarle a todos los españoles que lo que de verdad nos rodea no es mas que un teatrillo en el que el guión está escrito por cuentistas y en todas sus frases se esconde la palabra "fracaso" de quienes ignorantes votaron aquello que no conocían...Bien dice aquella gran persona "cada uno merece lo que tolera"; señoras y señores hemos tolerado sin reparos, hasta ahora, las piedras que ahora nos llueven y nos hacen daño. Nos las merecemos. Sí, por votar aquello que no sabíamos y no habernos revelado cuando todavía quedaba algo que salvar.

No, no encontré nada.

Siempre me he considerado pensadora liberal, luchadora y amante de las protestas en favor de las buenas causas pero igual de fundamental es mi derecho a la manifestación y expresión, como el Derecho al Trabajo de toda persona que busca sustento para su familia, como el Derecho a la Educación de quienes decidieron emprender lo que yo llamo "otra lucha" (y a la que de verdad se hace necesaria la recapacitación del sistema educativo), y tan importante como el Derecho al libre Desarrollo y personalidad de las personas y, en especial, el Derecho a la Infancia.

Camaradas, ¿no prometimos nosotros buscar una España mejor sin desajustes entre grupos sociales?
Verguenza.

Paus dijo...

Si algo hace amarte aun mas,es tu lucha social comprometida!
Aunque no siempre comparta tus palabras,siempre admirare tu pasion...

CHIRIVIA dijo...

HICE UN COMENTARIO EL DIA 1 POR LA NOCHE Y VEO QUE NO SE PUBLICA. SERA QUE NO GUSTA QUE SE DEFIENDA LA ENCOMIABLE LABOR DE LOS SINDICATOS Y DE LOS Y LAS SINDICALISTAS. ES UNA PENA.

Anónimo dijo...

Ismael, olé tus cojones..... a ver si la gente empieza a reflexionar sobre por qué los sindicatos tienen mayor o menor poder de actuación y sobre todo eso, en casita se está muy bien criticando, pero lo peor es que el que hace caso de esas críticas es porque ha caído en la campaña que llevan desarrollando desde hace tiempo en contra de los sindicatos y lo que es peor aún en contra DE LA VERDADERA UNIÓN DE LOS TRABAJADORES, desune y vencerás.

paz dijo...

Lejos de señalar con dedo acusador a los que no fueron a la huelga o a quienes no se manifiestan, dejo esta pequeña historia que me resulta muy inspiradora en estos tiempos que corren. Porque hay músicas, historias o pensamientos que nos revuelven por dentro y nos lanzan a buscar mundos mejores.
Betsabé Espinal caminaba un buen trecho para llegar a la fábrica a las seis de la mañana. Emilio Restrepo, el amo, llegaba cuatro horas más tarde en un coche tirado por caballos ingleses. Betsabé, al entrar, tenía que dejar los zapatos en la puerta porque así lo exigían las normas de la Fábrica de Tejidos de Bello Antioquia en Colombia, cerca de Medellín. Iniciaba una jornada de 12 horas.

Hasta el 20 de febrero de 1920 cuando la joven campesina decidió decir y decidir. Durante 21 días las 400 mujeres de la fábrica decidieron y dijeron no trabajar más frente a las muchas injusticias en el trato laboral recibido: eran víctimas de abuso sexual en manos de los supervisores (siempre masculinos); por el mismo trabajo se les pagaba la mitad que a los hombres; se las inspeccionaba siempre al salir, consideradas sospechosas de robar pertenencias de la fábrica; y se les obligaba a andar descalzas.

Pero dejaron huella.

La primera huelga laboral en Colombia fueron ellas que, de brazos cruzados y con los pies firmes en tierra, consiguieron se les aumentara el salario; la jornada laboral se rebajó hasta las 10 horas con mayores descansos; se despidió a los empleados que abusaban de ellas… y pudieron trabajar calzadas.

En Bello, casi un siglo después, también fueron los primeros en dar un paso adelante.

Era el día de elecciones a la Alcaldía y Germán Londoño, político conservador colombiano, preparaba en su despacho el discurso de aceptación del cargo. En el ropero aguardaba un traje para estrenar. Era el único aspirante, el único que podía ser votado. De malas maneras y con buenos contactos habían impedido la presencia de otros contrincantes en los comicios.

Las gentes de Bello –hijas e hijos de mujeres como Betsabé-, que saben por dónde hay que andar y pisar, acudieron masivamente a las urnas. El porcentaje de participación nunca había sido tan elevado. Y la opción ganadora, ganó por tremenda mayoría. El pueblo bellanita decidió ser administrado por una cartulina en blanco.

Barrabás dijo...

Magnífica reflexión Ismael. Completa, veraz y coherente.
Es grato comprobar que a veces y según de quien se trate, el cantor no deserta del discurso que impregnaba las canciones con las que nos cautivó, después cuando le llegan fama y reconocimiento.

Vamos ya con ese nuevo disco!

Anónimo dijo...

Tío, eres un crack...totalmente de acuerdo contigo.

La Idiota dijo...

EL fondo fantástico, la ¿forma? "la" muchacha dependienta, "el" autonomo, "el" que se sube al andamio... acabemos ya con la contaminación del machismo en el lenguaje o correremos el riesgo de malinterpretar o ser condescendientes, ninguno de ambos extremo es conveniente.

B dijo...

Fui a la huelga, por convicción, por principios y porque se me cae la cara de vergüenza cuando pienso que mi padre y mis tíos se manifestaron y corrieron delante de los de gris primero y de los de azul después para que de un plumazo, con una mayoría absoluta que da miedo, en menos de cien días, tiren por los suelos lo que a ellos les costó meses enteros en huelga sin cobrar su sueldo.
Fui a la huelga porque nací en democracia, porque viví el espíritu de las grandes huelgas del metal de los 80 de primera mano, porque es mi derecho y mi obligación cuando quieren recotarme MIS derechos, los que otros lucharon por conseguirme y yo debo, como mínimo, defender.
Fui a la huelga porque lo único que me queda es el derecho al pataleo.
Fui a la huelga en una empresa de 100 trabajadores en la que se pueden contar con los dedos de las manos (y nos sobrarían dedos) los que ese día no fuimos a trabajar.
Y me manifesté, con los minoritarios, por afinidad, porque creo más en los que con menos poder gritan y luchan más que los grandes.
No estoy afiliada a ningún sindicato ni partido político, jamás voté al PSOE, no doy el prototipo de "rojilla" (algunos clientes me acusaron de ello cuando advertí que no trabajaría al día siguiente), y sin embargo fui a la huelga, porque me enseñaron que hay que pelear por todo aquello en lo que se cree y por todo aquello que queremos defender.
No me considero mejor ni peor que los que ese día acudieron a sus puestos de trabajo, estaban en su derecho y cada cual conoce sus circunstancias, pero desde luego no comparto su posición.

Gracias Sr. Serrano, por tener los pies en el suelo.

Anónimo dijo...

Interesante entrada, Ismael. Me ha hecho pensar. Creo, como tú, que hay que luchar por la justicia social y que no vale con pataletas desde el sillón. Lo que ocurre es que veo que las discusiones sobre estos temas caen siempre en los mismos tópicos. No estoy de acuerdo en enfrentar siempre, desde ambas partes, a trabajadores y empresarios.
Yo no soy empresario ni trabajador. Este mes termino 6 años magníficos de universidad y, como la mayoría de la gnete de mi edad, no me identifico con los sindicatos. Pero también rechazo el capitalismo salvaje y no creo en la ecuación éxito=dinero.
La gente de mi edad ya no piensa así; ya no somos ni de izquierdas ni de derechas. Sabemos que las cosas son más normales, que cualquiera podría ser sindicalista o empresario, y que a fin de cuentas no somos tan distintos. El trabajador forma parte de la empresa, y el empresario es también un trabajador. No creemos en las etiquetas; creemos en las personas. Pienso que el esquema de lucha de clases ha hecho mucho daño a nuestra sociedad. Una cosa es luchar por nuestros derechos -causa necesaria y por la que estaría dispuesto a emplear todo mi tiempo y energías– y otra muy distinta en creer que lo normal es la lucha, la batalla por los derechos. Creo que no. El respeto a los derechos del trabajador interesa también al empresario, y el desarrollo de la empresa interesa también al trabajador. Esto me parece evidente. Por supuesto, siempre habrá cabronazos, como en todos lados, que además dirigirán una empresa. Contra estos lucharemos si hace falta.
Pero empieza a llegar ya el momento de que empresarios y trabajadores se den cuenta de que van a lo mismo. Eso es justicia social: unión, no enfrentamiento.
Saludos!
Miquel