miércoles, 8 de diciembre de 2010

La calma que vendrá

No para de llover. Oigo el crepitar de la lluvia sobre los cristales, el llanto que derrama este invierno gris. Salto los charcos, tarareo una nueva melodía, preparo un viaje, sigo vivo.

Luces errantes siguen cruzando estas noches frías. Seguimos necesitando vuestra ayuda: www.luceserrantes.com. La causa lo merece.

Preparo los últimos conciertos del año: San Cugat, Barberá, Viladecans. Luego vendrán unos días de descanso, para retomar después la gira, primero por España y luego por Latinoamérica.

Llegan las navidades. Acaba el año y, como siempre, hacemos propósito de mejorar en el que viene. Vendrán tiempos mejores, decimos con un suspiro que atraviesa el horizonte de Madrid hasta quedar suspendido entre las bombillas luminosas que cruzan la Gran Vía. Todo se llena de colores, de familias abrigadas que buscan en los escaparates el espejismo caleidoscópico que las envuelva en una nube adormecedora, para que se aplaquen el ruido de fondo y el estrépito de andamios.

La gente empeñada en parecer feliz se pone pelucas y sale a la calle. En la Plaza Mayor los belenes tiemblan de frío en los mostradores. La Noche Buena se viene, la Noche Buena se va, y nosotros nos iremos y no volveremos más, dice la canción. Porque el que vuelva será otro. Nosotros vistiendo otros cuerpos. Mejores. Más fuertes.

El jazmín de momento aguanta las heladas y yo me escondo en un abrazo mientras la noche se llena de tormentas. A pesar de que las cosas parecen llenarse de cenizas, aunque este aguacero implacable se empeñe en tenernos encerrados en casa, sé que vendrán tiempos mejores.

Me lo dicen las gotas de lluvia que tiemblan en tus pestañas infinitas, unas manos pequeñas que agarran un paraguas y me invitan a resguardarme, el olor de la tierra mojada en la lejana aldea, mientras el arroyo regresa cargado de agua entre los encinares en los que a veces me escondo, la risa de un niño mientras canto una canción, la vida misma sentada en el sofá de mi casa mientras la televisión me mece con su murmullo y afuera nos esperan los charcos, para ser saltados, para devolvernos en su reflejo nuestro rostro florecido, lleno de besos y sonrisas. Tras esta tempestad vendrá la calma. Y en ella nos encontraremos.

30 comentarios:

eMiLiA dijo...

Desde esta calma de días soleados y calores que pugnan por protagonismo, te abrazo y envío uno o dos rayos para que te abriguen.

Leí Latinoamérica por ahí... ¿acaso volverás a Argentina? ¿será la promesa un regalo de Navidad?
Ojalá. Hermosa palabra, cargada de esperanza.

Atenta a tu voz, acá te espero.

A veces Eau, a veces Euria, siempre Idoia dijo...

En este invierno que comparto contigo, me abriga el recuerdo de mi abuela (amona) en la antigua cocina de leña, con sus abarcas negras y sus medias de lana, tan cerca de mis Pirineos de cálida nieve, como de agosto.
A ver si consigo ir a verte este invierno...con tus canciones nunca habrá frío.
Besos

pajarito dijo...

Porque pasan los días y yo no tengo dónde caerme muerto. Mis amigos no responden a las llamadas y el único sonido que suena en mi móvil es el "pi-pi" de algún que otro sms de la compañía telefónica anunciando promociones, o sin ir más lejos; el sonido que busco yo para no sentirme tan solo en estos días grises cuando consulto el saldo que llevo gastado. Han pasado cuatro días y todavía no me la puedo sacar de la cabeza, cuando se acerco a mí, se agarro a mi chaqueta y me pregunto: ¿Por qué te vas?. Y yo que no tuve el suficiente valor para contestarle lo que tenía que haberle contestado,tenía que haberle dicho lo que pensaba en ese momento, cuando la tenía delante de mí; cuando nuestras bocas estaban a escasos centímetros tenía que haberle respondido: ¿Qué, por qué me voy?. -Me voy, porque con la que está callendo ahí fuera, me muero de ganas por sacarte de esta discoteca y comerte la boca debajo de un soportal hasta que amanezca...

Vértigo dijo...

gracias por todo.

Un boli Vic sin capuchón dijo...

Aquí vamos a ahogarnos con tanta agua. La Navidad se acerca, con sus propósitos inútiles de siempre. Nunca sé en qué cajón guardé la Navidad, y claro, después no la encontramos.
A algunos nos queda la esperanza de seguir vivos.

CARMEN dijo...

Espero con impaciencia esa calma que vendrá, nos hace mucha falta.
También espero tu regraso a Valencia, en Marzo, ya será primavera y sería estupendo que con ella nos llegase la calma de la que nos hablas.
Siempre es un placer leerte.

La canción de Luces errantes es preciosa, y estupenda la causa. Mucha suerte y muchos besos.

Laura dijo...

Al final, siempre hay una clama inmensa en la que encontrarnos. Hoy es siempre todavía.

Y qué bonito es ver la ilusión a través de los ojos de un niño cuando empezamos ya a sentir que los nuestros no son tan infantiles...

Un slaudo

Miguel Ángel Gómez dijo...

A pesar que los días se borran como las huellas de los transeúntes, todo está por hacerse. Contra utopía, utopía.
Un abrazo hospitalario.

jaime dijo...

Gracias,Ismael.

Andre dijo...

Hay un dicho popular que dice que "siempre que llovió, paró"... Claro que vendrán tiempos mejores y tu canto a la esperanza y a otro mundo posible será siempre la música de fondo, Ismael...
Qué termines bien el año y espero tu regreso por aquí en el 2011!
Abrazos desde una siesta calurosa desde mi Córdoba, del otro lado del Atlántico...

Martuchis dijo...

Me encanta como describes cosas que son tan cotidianas para ti, porque además de que siempre me imagino todo, puedo verlo con los ojos de la irrealidad, como si fuera la proyección de una película que siempre está llena de imágenes hermosas, pero al mismo tiempo que te cuentan una historia muy nostálgica.

Saludos desde el invierno desértico de Cd. Juárez, Chih, México.

llueve rocío... dijo...

PRECIOSO.

Claro que sí.
Vendrán tiempos mejores y lloverá,
tiene que llover...

Un abrazo.

lluviaenelsilenciodelanoche dijo...

precioso escrito. tus palabras me llenan el corazon, plasmas tu amor tan profundo..


besos

Nano dijo...

Qué nunca acaben las poesías, que sí pueden cambiar el mundo, aunque tan sólo sea tú mundo; ni los trovadores y poetas que se encargan de llevarla hasta aquellos que las tienen tan lejos...
Gracias, Ismael, no dejes de poner en palabras las emociones profundas de los seres humanos...

hada nocturna dijo...

La calma vendrá y como siempre sentiremos que la lluvia se ha llevado consigo, algo del desastre vivido. Aún tiene mucho que llover, para que arrastre los problemas, las envidias, las palabras vacías, que cada día más, inundan este planeta. La calma volverá, entre risas y destellos, mostrándonos mundo más limpio.
Mi ciudad ya se ha puesto la mascara, que corresponde a estas fechas. La verdad es que la navidad, me mata. Quizá no tanto la navidad en sí, sino la obligación que comporta, el ser feliz porque toca, aunque el mundo no respete esta ley no escrita y tus problemas sigan siendo los mismos.

La parte buena del asunto, la traerán los peques de la casa, asombrados, nerviosos y encantados con este lío. Inocentes y soñadores, nos hacen olvidar, sonreír, volver a ser (un poquito), otra vez niños.

Un beso!

mentxu dijo...

Espero que vengan tiempos mejores y que pase el invierno y llegue la primavera..... pero para eso hay que esperar...
Besos, sonrisas y abrazos....

En barcos de papel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
guiri dijo...

Escribes a las 6 de la mañana.. una noche de insomnio quizá? Espero impaciente que llegue el sábado, nos vemos en Barberà. Quién sabe si conseguiré acercarme a ti para decirte cuán importante ha sido y es tu música en mi vida. Le pones banda sonora. Ey vallecano, recibe un gran beso de una cosladeña exiliada en Barcelona =)

DANIELA dijo...

"la gente empeñada en parecer feliz", que duro!!! pero me gusto mucho, muy cierto como toda la realidad que sueles describirnos tan dulcemente y algo de melancolia... creo que los que te seguimos somos un gran grupo de melancolicos que amamos la poesia, ojala vengan tiempos mejores, te lo digo con el pecho oprimido asi he amanecido hoy, beso enorme.

Andina dijo...

Si usted lo dice, sr. capaz que em quedo un poquiton más tranquila.

Valentina dijo...

Ismael, por si llegas a leer estos comentarios. Solo felicitarte por Luces Errantes, tanto la canción como el video son preciosos, y más aún la causa. Agradecerte por este espacio, por estar todos los miércoles aquí con nosotros compartiendo un trocito de tu vida. Te esperamos entonces para el año que viene. Ojalá vuelvas a Montevideo (Vuelvo...) beso, Vale.

ambar dijo...

Creo que no soy la unica que cuento con esa calma que vendrá. Gracias por tus palabras, y gracias por preocuparte por eso niños!

.Lou Sara Salomè. dijo...

Las gotas que se aferran a los cristales -olvidadas por muchos, recordadas por pocos- llevan consigo secretos de nuestra memoria.
Mi gota de lluvia favorita es la que se mantiene suspendida en la puntita de la nariz del hombre al que amo, haciendo equilibrios por no abandonarlo.

Esperamos pronto oír noticias de un concierto en Compostela.
Hasta siempre.

maria jesus dijo...

Ha dejado de llover en Madrid, pero aún las mañanas amanecen nubladas y grises. A lo largo del día el cielo se va depejando y, a ratos, se puede ver el sol que me abriga el espíritu en estos días inciertos.
Miro al cielo esperando ver las cometas de los niños palestinos, escuchando sus voces deliciosas y la tuya, con el anhelo de que llegue pronto la calma.
La canción es muy hermosa, pero el mensaje y tu colaboráción con el UNRWA mucho más. Ojalá se extienda esta corriente de solidaridad y la paz llegue pronto.

Anabel dijo...

Ayer te vi en Barberà. No era la primera vez, ni será la última. Pero por primera vez, llevé al amor de mi vida a verte, te compartí con él. Además, dos alumnas -soy profesora de instituto- compartieron esas tres generosas horas de pensamientos y música, uniéndonos más allá de las fronteras de los pupitres. Siendo mi pequeña ciudad un gran pueblo, amigos del pasado, voces del presente y los siempre esperados abrazos también se dieron lugar allí.
Sólo quería darte las gracias por darnos una noche para recordar, a ti y a los músicos que te acompañaron. Por darnos fe para seguir creyendo en la utopía.
Un enorme abrazo desde Barberà.

Cecis ... funámbula dijo...

Sin tormenta, no se apreciaria la calma y viceversa...
Impecable!
Un abrtazo!!

botellas arrojadas a la mar dijo...

Estimado Sr. Serrano
como explicarle, que desde un tiempo a esta parte se ha convertido en una especie de oraculo. Si supiera las viscitudes que he atravesado y la relacion con sus escritos y discos.
Por cierto le agradezco "acuerdate de vivir" hubo noches en que el consejo me hizo creer que era posible. El disco aparecio en medio de una tormenta emocional de esas que una vez que pasan (en realidad aun sigue lloviendo) dejan pocos rastros de quien fuiste, de esas tormentas que te obligan a cambiar y empezar a ser, a recordar a aquel muchacho con fuego en la mirada y buscarlo dentro tuyo y saber que aun estya ahi para advertirte que si por una de esas casualiodades tu mundo vuelve a convertirse en vacia rutina saldra a darte, una vez mas, golpes en la cara hasta que redescubras la belleza del atardecer. Si en algun momento te place, podria contarte como has predicho mis etapas... joder, hacer de casandra en estos tiempos... un abrazo..
desde el sur de este indeterminado mundo

Regina dijo...

"afuera nos esperan los charcos, para ser saltados, para devolvernos en su reflejo nuestro rostro florecido, lleno de besos y sonrisas. Tras esta tempestad vendrá la calma. Y en ella nos encontraremos."

Es como la niebla que estuvo inundando el barrio donde vivo, Simancas, durante dos días (afortunadamente, nada que ver con las espectaculares imágenes de Los Ángeles).
A veces, la niebla, como la lluvia, es un reflejo de nuestro pecho y nuestra decisión de irnos, rendirnos, dejar de esperarle.

Basta con volver a creer en que no estabas equivocado, que lo que viste era cierto, para que el aguacero y la niebla, dejen paso a la calma del sol y la brisa en la que meces los besos y abrazos de reencuentros.


Felices Fiestas, niño

Regi

Lala dijo...

Celebro la lucha del jazmín por seguir creciendo, una clara imagen de que todo es posible, de que tiempos mejores están a punto de llegar en medio de una calma que nos cubra por completo.
Hasta mañana supongo...
Beso.

BB dijo...

Parabéns polos sonetosm Ismael ¡