martes, 9 de noviembre de 2010

Sentimiento religioso

Me conmovió la solemnidad de los rituales hindúes a orillas del Ganges, las cremaciones al atardecer, las abluciones al despertar, la espiritualidad que lo impregna todo en Vanarasi. Obnubilado y sobrecogido me hizo temblar el murmullo frente al Muro de las Lamentaciones de Jerusalem, voces que rezan oscilantes meciendo el sueño de un dios iracundo y sordo. En el Cairo, sobre la ciudadela antigua, escuché estremecido la voz vibrante que llamaba a la oración desde todos los alminares y me sentí pequeño. Cada Semana Santa me maravilla el cortejo fúnebre de encapuchados que le canta al hijo del carpintero crucificado. Pero más allá del desconcierto estético, unas cuantas preguntas éticas y la estupefacción ante el hecho antropológico que generan en mi cada una de aquellas vivencias, nunca tuve un gran sentimiento religioso.

Envidio a aquellos que creen en una realidad trascendente, que creen en otra vida más allá de esta, si bien siempre pensé que más vale vivir esta con intensidad por si acaso.

No creo en Dios. Pero respeto profundamente a quien sí lo hace y admiro a aquellos que, movidos por su fe, sacrifican su tiempo y sus vidas en aras de paliar el sufrimiento de los demás.

Cuentan que cuando al Dalai Lama le preguntaron cuál era la religión verdadera dijo: Aquella que nos hace mejores. No dudo que a algunos su religión los hace mejores. Es más, me consta porque a unos cuantos conozco. Pero también ocurre lo contrario. Que a algunos su religión los hace peores.

Estuvimos de conciertos cerca de Barcelona, en Vic y en L’Hospitalet. Fueron recitales muy emocionantes. Echaba de menos tocar a este lado del océano.

Y el caso es que el Papa estaba por ahí. Denunciando el laicismo beligerante del Gobierno, el relativismo moral y esas cosas que al Papa le preocupan. También habló de la mujer y de lo que él piensa que deben ser las labores propias de la misma (como siempre subyugada al hombre, cabeza de familia), de comparar esta España con la del 36 y otras cosas ya sabidas por repetidas.

La Real Academia define el laicismo como “Doctrina que defiende la independencia del hombre o de la sociedad, y más particularmente del Estado, respecto de cualquier organización o confesión religiosa”. Lejos de parecerme reprobable me parece el ideal al que ha de tender toda sociedad. Y lo de laicismo beligerante del Gobierno no parece muy cierto a tenor del presupuesto que el Estado dedica para asuntos de la Iglesia Católica, visita del Papa incluida que tuvo gastos pagados por todos.

Pero bueno, que muchas afirmaciones y posturas como las que la jerarquía católica defiende no hacen mejores a los seres humanos.

Hacía Erasmo de Rotterdam, humanista cristiano, referencia a como los atenienses aconsejaban a Diógenes que tomase orden de sacerdote, diciéndole que así tendría garantizado después señorío en el cielo. Respondía Diógenes que la buenaventuranza sólo estaba garantizada para aquellos que con buenas obras la merecieran. Y hay mucho funcionario espiritual que no merece buenaventurazas, que se aleja de la verdadera iglesia (del griego ekklesía, “asamblea”), de los cristianos de base que tienen una mirada más honesta, más liberadora y mejor espíritu.

Así que me temo que estoy condenado al infierno, puesto que, laicista y agnóstico, me duele ver como la Iglesia en España sólo ha sido capaz de convocar manifestaciones cuando el Gobierno reconoció garantías jurídicas a la unión de homosexuales legalizando su matrimonio. Creo que hubo mejores y más justas ocasiones en las que salir a la calle y no vi cardenales convocando a las marchas cuando el sufrimiento, la guerra o el hambre demandaban la movilización urgente de todos los ciudadanos.

Así que condenado como estoy reconozco que no tengo un gran sentimiento religioso. Quizá se acerque a ello las emociones que producen en mi ver a mi sobrino riendo mientras me persigue, ver dormir a la mujer que uno ama o planear un viaje con ella, saber de la historia de hombres y mujeres que mueren sin renunciar a su lucha por la emancipación de los seres humanos, algunos atardeceres, el brindis con amigos mientras la tarde cae, cantar contigo mientras soñamos mundos mejores, alguna tarde de cine, la sobremesa tras el cocido de mi madre, los abrazos que me salvan del miedo, saber que no te rindes aunque el mundo se derrumbe.

52 comentarios:

Natalia dijo...

Que grande eres Ismael!
Comparto absolutamente lo que dices. Yo creo en Dios, he bautizado a mis hijos, por lo cual podría decirse que soy católica, pero no me siento representada por la Iglesia Católica. O mejor dicho por las "autoridades" de la misma (ya que en teoría la iglesia somos todos). El Dios en el que yo creo, es un Dios generoso, bondadoso, que todo lo puede y todo lo perdona, que a nadie excluye, que no castiga, que posee un amor incondicional por sus hijos (como yo por los mios).
Todo lo contrario de lo que transmite el Vaticano. Si hay algo que avergüenza es ver tanta opulencia y soberbia, frente a tanta miseria y humillación de tantos seres humanos. Lástima que no sigan el ejemplo de austeridad, sencillez y humildad de aquel a quien dicen representar en esta Tierra. Por lo cual, creo tengo mi propia religión.
Gracias una vez más por compartir tus sentimientos y emociones con nosotros.
Es un placer y una alegría sentirte cerca cada miércoles.
Que tengas una linda semana!
Un beso grande,
Natalia
(Mendoza, Argentina)

Laura dijo...

Que lindo es leerte Ismael, acuerdo con vos en varias cosas, yo tambien no creo en nada, asi que supongo que estare condenada al infierno, aunque a veces hago esfuerzos para creer que hay algo mas alla...que no todo termina cuando cierre los ojos.
Y para terminar - ya que lo mencionaste - dejo una reflexión de Dalai Lama: "Tanto el creyente como el no creyente son seres humanos. Debemos tenernos un gran respeto"

Cristina dijo...

Hola pequeñajo,

a) gracias por la aclaración del/los sobrinos
b) te envidio por los viajes
c) me has tocao la fibra (de buena manera) pero ahora no te puedo contestar como mereces (amenaza de epístola), pero me ha encantado. En cuanto encuentre hueco, todito para contestarte.

Un beso

amm dijo...

Ismael que hermoso que es leerte!...
Me encanto y comparto lo que decis.
se puede decir que soy Catolica, ya que me bautizaron y por asistir a un colegio catolico tome la comunion y la confirmacion. Aunque de un tiempo a esta parte me siento cada vez mas alejada de la Iglesia...
No puedo creer como se discrimina a la gente por su orientacion sexual, cuando fueron las discuciones por la aprobacion del matrimonio entre personas del mismo sexo, mucho "naranjitas" (color con los que se identificaron los que se oponian a la ley) se rejaban las vestiduras. Muchos allegados en la facultad hablban como si el mundo se fuera a terminar, y como vemos la ley salio y todo sigue en pie...
El sabado acompañe a mi amiga a la marcha del orgullo, estaban todos tan contentos que emocionaba y yo como "paqui" me senti ogullosa de que mi pais evolucione, cresca.

Ismael gracias por compartir estas cosas con nosotros, por hacer de los miercoles un dia especial.
Argentina te extraña, volve cuando puedas... que tengas una hermosa semana!
hasta la proxima!...

maria dijo...

Una semana antes vi en el telediario las piezas que los coros iban a tocar, y la grandeza de sus voces, por otro lado ironicamente me acordé de tu visita q coincidia con la del papa...casulaidades de la vida. Asi que pensé: "bueno ya q no vas a ver ni a escuchar a ismael en directo, aprovecha que pagas la estancia del papa y recrea tu oídos de música sacra" y así lo hice al menos el día de santiago y desde luego la música puede con todo (hasta con la voz del papa monotona y aburrida). Sobre tu escrito sólo puedo decir: "IDEM".
Cuídate.

CARMEN dijo...

Siempre es un placer leerte, más cuando comparto todo lo que dices.
No te preocupes somos muchos los condenados por laicistas y agnósticos,aunque en algunas ocasiones me hubiese gustado tener fe, creer en ese Dios que muchos creen, que no en la iglesia. Tendré que seguir conformandome en creer en las buenas personas que siempre encuentras a tu lado.
Un abrazo y te esperamos pronto por Valencia.

hada nocturna dijo...

No creo en dios. Respeto a los que creen en él, y no tanto a los que creen en la iglesia, definitivamente, no és lo mismo. Todo y así, no niego que en ciertos momentos también he podido sentir envidia, de los que con gran dosis de fe, se aferran a ese “ser” que nos hará mejores, que supuestamente cuida nuestro camino. Personalmente, encuentro demasiadas incoherencias en ello. (Quizás haber estudiado en un colegio de monjas tenga algo que ver. ¿no?). Y vino el papa. En el peor momento, alguien creyó que gastar una gran suma para recibirlo, era lo más conveniente. Paseando por mi ciudad, sentí como la iglesia, intentaba tapar el desastre que ahora vivimos, con una gran celebración. Mientras él recorría nuestras calles, unos buscaban la manera de llegar a fin de mes. Otros, algo que llevarse a la boca. Y la revolución entre personas, a las que rechaza sin motivo. (¿No eramos todos iguales?) y besos, muchos besos prohibidos. Puedo entender la alegría de algunos por esta visita, pero yo sólo podía sentir vergüenza ajena. Y que me perdonen por ésto. Supongo que yo también soy carne de infierno. Allí nos veremos. Mientras, disfrutaremos de las pequeñas cosas, que nos llenan mucho más. Y lentamente, mi ciudad volvió a la absurda normalidad.

lunazul dijo...

Pues yo no sé lo que soy: creo en Dios, pero no en ese dios que defiende la iglesia católica con Benedicto a la cabeza. No puedo creer en una doctrina que me dice qué actividades son las que puedo hacer por ser mujer, ni creer que dos personas no pueden amarse por ser del mismo sexo. Eso por nombrar algo. Prefiero creer que tod@s somos libres, que existen las alas, que el ùnico techo es la bóveda celeste, que nada es imposible... Llorar como una niña en un concierto, recordando huidas prometidas y encontrar manos amigas que me sujetan escuchando "Recuerdo" :)
Salí del concierto del sábado en L´Hospitalet con una frase rebotando en mi mente: "como si el jodido mundo acabara en nuestro abrazo", y minutos después me diste uno. Gracias de nuevo, cuando vuelvo a reencontrarte sólo puedo darte las gracias por tantas cosas... Sigues siendo motivo y excusa para cruzar España y reencontrarme con dos grandes amigas. Sigo encontrando en tu mirada esa sonrisa inmensa, a veces cargada de melancolía, esa emoción indescriptible, las ganas de seguir creyendo en que no todo está perdido. ¿Rendirnos? NUNCA. Es una promesa :)

Nos vemos en la próxima huida.

mentxu dijo...

Gracias por esos conciertos en Hospitalet, la verdad es que fueron dos noches maravillosas.... ya que hacia el viaje aproveche y te vi los dos dias.... Que razón tienes con todo lo que dices... la verdad es que la iglesia tiene todas esas cosas que tu dices... y como tu dices lo mejor es intentar ser buenas personas y cuidar de las personas que tenemos alrededor.... Besos y abrazos y muchas sonrisas....

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Y pensar que la doctrina cristiana tiene tanto "potencial" (como dicen en las corporaciones) que se desperdicia por el personal que la administra y cree ser su dueño. Si de verdad se dedicaran las iglesias cristianas a buscar lo mejor de y para el prójimo tendríamos suficiente.

Saludos desde Bogotá. está muy lluviosa, más de lo que pudiste ver en tu visita.

Beta dijo...

Y si después de leerte siento que despiertas sentimientos de querer ser mejor.. acaso es eso también una "religión"?

L.K.M.L dijo...

Siempre me identifico con tus palabras y hoy sobrepaso el limite de identificación. Cada una de las cosas que has dicho se ajustan a mi comprensión y mi postura religiosa. No puedo evitar admirar a las personas que le rinden tributo a un ser supremo, que se levantan todos los días vistiendo los ideales que les enseña su fe y que practican el bien ante los demás. Aun así pienso que no necesitamos escudarnos detrás de ningún dios para ser personas ejemplares y ayudar a nuestros semejantes.

Un cordial saludo desde México.

Vértigo dijo...

como siempre un gusto leerte... muchas gracias.

Sangre dijo...

Nunca uno se puede hundir si existen personas como tú en el mundo :D
Te espero en Vigo ;)
Gracias por estar ahí. Biquiños y un millón de abrazos.

Deméter dijo...

Bueno, como no nos sobran las personas que participan en el sueño de un mundo mejor, aceptaré y respetaré cualquier motivo de lucha. Pero díganme, si acaso existe mejor motivo que la humanidad, la justicia social, la utodeterminación de los pueblos... Miles de motivos nos da la vida, así que sin misticismo y sin pase a la vida celestial, sigo creyendo en el deseo, en cada herida abierta, en la revolución. También mi unicornio azul se me perdió, quizás la vida sea mejor sin esta obsesión, pero devuélveme las esperanzas depositadas, el tiempo que todavía me debes, las noches estrelladas, la pasión, la canción que no cantarás, dime que platón se equivocó, que todavía hoy, existen mágicas historias de amor...

Salud, compañerxs.

Esencia29 dijo...

"Hoy resto horas y sumo melodías" me parece increible que mañana a estas horas que te escribo estaré frente a frente contigo, navegando entre acordes con tu voz aderezando los mismos. ¡Dios existe!

Mi espiritualidad marcada crece con el tiempo.La catarsis hace su efecto...

Mi religión la fusión, la mezcla, la esencia de aquello que te hace sonreir con cada poro de tu piel y no solo con la boca, aquella que te ensancha el alma y te perfora el corazón.

Bienvenido otro miércoles más aprendiz, siempre es un placer leerte y compartir tus pensamientos contigo en la distacia.

Te veo mañana! Traete el paraguas anuncian temporal en Vigo.¡¡ Pero para mi saldrá el sol!!

besos esenciales

Esencia

basiliopozoduran dijo...

La espiritualidad humana (la búsqueda de un sentido a la existencia) no tiene nada que ver con las creencias religiosas (supersticiosas, sobrenaturales, mitológicas, etc.) que son sólo un medio de alienación de conciencias.

Lo que no entiendo, Ismael, es que admires por partes iguales (según este texto tuyo) a los seguidores más ortodoxos de las grandes religiones (esos son quienes se purifican en el Ganges o se van a orar frente al Muro de las Lamentaciones o quienes salen en las procesiones) y a quienes buscan la emancipación de las personas, pues entiendo que si hay un incendio (y es lo que existe actualmente en la humanidad respecto al pensamiento dogmático o religioso frente a la libertad de conciencia) no se puede estar a la vez del lado de los pirómanos y del lado de los bomberos.

Y, desentiéndete, ateo no es quien desea tener fe sin tenerla, ateo es quien desecha la idea de dios como forma de explicarse el mundo y por lo que leo veo que tú utilizas la idea de dios para explicar ciertas cosas del mundo.

Saludos y gracias por poner tus pensamientos por escrito y compartirlos.

Lala dijo...

Suena en el taller Luis Salinas con su nuevo cd de Jazz... Hace una semanita apenas nos deleitaba con su pasión en nuestro pequeño Teatrillo Municipal, un lujete de morir, prefiero evitar contar las emociones que les produjo a algunas de mis compañeras del coro...
Te leo, la plaza está vacía. Hace un rato los pequeños que salían del colegio la cruzaron con la ansiedad de la merienda que los esperaba.
Te leo, no sé qué sucedió, pero las niñas de la clase de las 18 no aparecieron y estoy sola. El depto. también está vacío.
Releo tu escrito de hoy y pienso en la imperiosa necesidad que tenemos de creer en algo, en alguien... La humanidad toda, cada uno de nosotros nos aferramos a un mítico algo para poder seguir...
No sé si hay un Dios. No lo sé. A veces me he sentido muy cerca de la religión y otras tan alejada que llegué a la oposición total. Hace un tiempito me topé con un hombre, que tiene título de sacerdote, no sabía con que clase de tipo me iba a encontrar, podría decir que no tenía nada de ganas de conocerlo, pero me tendieron una inteligente trampa y ahí estábamos los dos frente a frente... Terminamos enamorándonos, no lo pudimos evitar, ni sus 79 maravillosos años suman alguna dificultad para este sentimiento que nació entre ambos. No sé que fue lo que me conquistó más si sus ojos claros o la rebeldía que hay en ellos... Puedo decir que es mi amigo, y no me importa que sea sacerdote... Me arde en el pecho el valor que le confiero a la amistad. En eso creo. Esa es mi religión.
Celebro la sanación que hay en el mate compartido, en la risa que resuena después de una noche de encuentros inesperados...
Rindo tributo al sueño profundo de mis hijos, a poder reír con ellos por sus ocurrencias y sus milagros cotidianos; a sus besos y sus abrazos que ahogan...
Santifico el amor que no se esconde, que te mira continuamente sin mentiras y te dice que todo es posible...
Venero el trabajo realizado con placer, que te permite volar sin moverte de tu sitio...
La música también es una religión...
Beso.

Carlos dijo...

Intentemso que nadie se rinda. Es verdad el mundo se pierde, pero es verdad también que si no nos rendimos quizás volvamos a encontrarlo

AlmaClara dijo...

TE AMO!

AlmaClara dijo...

simplemente, te amo!

jaime dijo...

Buenaventuranzas para ti, Ismael.

Gracias.

noah dijo...

De acuerdo en todo, y casi que me quedo con el Ganges.

Felicidades, un placer leerte.

Noah

Irene dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Irene dijo...

A mi me gustaría que hicieras una canción con este texto para poderla cantar todo el día!!!!. Qué bueno leerte!!!

Un boli Vic sin capuchón dijo...

Yo soy católica, voy a catequesis, e incluso las doy, enseño a niños qué es la religión. ahora sí, acepto los matrimonios homosexuales, llevo campañas contra la desigualdad, y me preocupo de que la iglesia no sólo sea el papa.
Nunca podemos estar de acuerdo con todo en lo que creemos, o eso pienso yo.
Pásate por el sur, se te echa de menos

Roxana dijo...

Ya venía triste y el leerte me produjo más tristeza aún.Es que esta realidad aprieta y lastima.Tú Ismael eres un ser cuya luz ilumina (tal vez no te des del todo cuenta de ello)a tantas personas.Dios se trata de eso también, sin saberlo eres artífices de la paz y llegar a las almas y a todo lo que la eleva como ser humano.
Si supieras la emoción que produces cuando sales a escena, cuando hablas de la paz o de la injusticia, sabrías que...bueno te diría de Dios pero respeto si no crees así que te digo que eres valioso para este momento y para esta humanidad turbulenta que nos pasa por arriba y nos quiere robar hasta las ganas de vivir.Te dejo un abrazo y gracias por compartir pensamientos que hacen cantar a tu alma.

Andre dijo...

Sabes que yo también creo que la mejor religión debería ser esa, la que señala el Dalai Lama: justamente esa que nos hace mejores pero nos hace mejores como personas y como comunidad, como grupo, como país, como mundo...sino no sirve. Y yo creo en Dios y creo en una iglesia que no es la iglesia que se ocupa de censurar, de generar temor o de quedarse en las formas. Gracias a Dios me ha tocado conocer otra iglesia, con sacerdotes y fieles comprometidos socialmente, peleando día a día por sacar a los niños de la pobreza, sembrando esperanza y no temor, abriendo los ojos de la gente para que reclamen lo que es justo y enseñando a vivir con tolerancia en la diversidad de este mundo actual. Esta iglesia tiene mucho de utopía y fue muy importante en los años dolorosos de las dictaduras en América Latina...de muestra: Monseñor Angelelli y Monseñor Romero, perseguidos y asesinados por los poderosos de turno...

Qué bueno que reflexiones sobre estos temas Isma!, me haces emocionar al leerte...y nadie que esté tan comprometido como vos con el tiempo que le toca vivir, que lucha por la justicia desde su lugar, que no se queda callado, que siembra esperanza, que es un luchador...se irá jamás a ningún infierno (ni allá, ni acá, ni donde esté...ya decía mi madre que cada uno se construye su propio infierno), cosa que no me animaría a decir de tantos que se golpean el pecho...

Abrazos desde Córdoba!!!
(todavía me dura "el efecto" de tu recital en el Orfeo!)

paraguasenabril dijo...

Gracias por expresar todo aquello que pienso.

José Miguel de la Torre Sarmiento dijo...

Gracias! El otro día escribí en mi blog sobre lo mismo. Aunque con la misma idea y el mismo sentimiento, ni por asomo tengo la misma clarividencia. Supongo que es lo que diferencia al artista del aficionado.
Gracias de nuevo, por expresar las cosas de forma clara y bella

Agata dijo...

Ayer he sentido mi corazón, sístole y diástole, he sido capaz de romper mi coraza y he sentido mi gran corazón, he sentido la vida. Sigo igual naufragando en mi interior, escondiéndome del miedo que siento porque yo he sentido el infierno y ese fuego frió que se mete dentro de ti cuando te alejas de tu alma. Que hay más grande que estar contigo mismo, que disfrutar del día a día, saber que el amar nace y se expande cuando uno se ama así mismo. Y en este trayecto en el cual uno se mira no hace falta incienso que enturbie nuestros sentidos, hace falta mirarte al espejo y quererte, porque de esta forma tenemos la posibilidad de amar al resto, respetar al vecino,acompañar en el dolor. Qué necesidad hay de religión, si no sabemos quienes somos si tenemos miedo a lo que es diferente. Qué aceite necesitamos si es lo que nos separa del agua donde todo surgió.

DANIELA dijo...

una cancion resumiendo estas palabras seria perfecta, es necesario separar la fe de la iglesia... esta ultima ha perdido su camino hace aaaaaññññooooossss, es irrecuperable. Pero no perdamos la fe cada uno en lo que se le antoje y vamos en fila condenados.

Un beso enorme

Clau dijo...

Querido Ismael, tus palabras entregan tanta verdad y lucidez sobre aquello que muchos queremos expresar.
Es una realidad. La Iglesia no está bien, y no lo está hace mucho tiempo. Sin embargo yo soy católica y tengo una fe muy grande en aquel que me entrega todo su amor. He sentido y siento siempre su compañía, su luz, sus cuidados y me he llenado de fe, desde pequeña. Hoy trato de transmitirla a mi familia. Pero más allá de la Iglesia misma, sino, desde los valores cristianos. No sé si será el camino que todos debemos tomar. Lo único que sí sé, es que mi vida tiene sentido a partir de saber que existo y que soy a partir del amor de ese ser superior. Que a mi vida se le regala más vida cuando sé que él vive en mi. Y me lleno de certezas cuando sé que gracias a él, por ejemplo, también te conocí a ti.
Gracias Ismael... esperaré leerte nuevamente

.Lou Sara Salomè. dijo...

Ayer pude disfrutar del concierto que diste en Pontevedra, no tengo palabras para describirlo, mil reverencias.

-¿para cuando en Santiago de Compostela?-

Lo del Papa tiene tranca. Viene a Santiago "como un peregrino más", sí, seguro, porque atodos los peregrinos les paga el viaje el estado, llevan escolta, movilizan una ciudad, los transportes públicos, y ponen en peligro a civiles porque algún pirado pueda ponerles una bomba o un petardo.
Es un cuento tan viejo, que nada me sorprende, las críticas al Papa de Roma y sus secuaces son simepre las mismas -son sus reglas de juego, no las van a cambiar-.
El caso es que la resignación nunca me pareció una buena manera de ver las cosas pero... ¿qué hacer?

Me entristece profundamente que en España cuando se habla de creyentes se hable de católicos, que cuando se hable de cristianos se hable de católicos también... Su santiadad el papa... ¿a quién representa? porque yo estuve en Santiago cuando ese tipo de blanco vino y la gente que lo fue a ver daba miedo -miedo, yo no salí de mi casa-. Y lo que dijo en el avión.... evidentemente a el el laicismo le da gangrena, porque un país laico reconoce y protege el derecho y la libertad de creyentes de cualquier confesión y no creyentes de ninguna confesión.

Creo que hay un Dios. Pero odio la Religión, porque ella prostituye y comercializa con el nombre de Dios. Esto es como una pequeña suvasta donde diferentes empresas hacen lo posible -honesta y deshonestamente- para hacerse copn el monopolio de un Dios muerto y cruel y lo venden a bajo coste a aquienes no hagan demasaiadas preguntas. Repugnante.

¿Que es ser creyente?
cuando estás solo, en esa soledad profunda y enloquecedora que es estar con uno mismo sin poder esconderse ni huir... en la intimidad del cuarto, o temprano en la cocina deshabitada mientras el café se hace y todos duermen... ser creyente es no tener que convencer sino creerte convencido, de que, honestamente, a ti no te puedes engañar, hay un Dios... pero no es el Dios de la tele, de la política o de los sanguinarios. Entonces te medio sonríes, ladeas un poco la cabeza, y piensas que da igual lo que pueden decir, incluso lo que puedas decir, no serás capaz de eliminar nunca esa sospecha, seyo de lo trascendente, a penas perceptible, pero presente.

.Lou Sara Salomè. dijo...

Ayer pude disfrutar del concierto que diste en Pontevedra, no tengo palabras para describirlo, mil reverencias.

-¿para cuando en Santiago de Compostela?-

Lo del Papa tiene tranca. Viene a Santiago "como un peregrino más", sí, seguro, porque atodos los peregrinos les paga el viaje el estado, llevan escolta, movilizan una ciudad, los transportes públicos, y ponen en peligro a civiles porque algún pirado pueda ponerles una bomba o un petardo.
Es un cuento tan viejo, que nada me sorprende, las críticas al Papa de Roma y sus secuaces son simepre las mismas -son sus reglas de juego, no las van a cambiar-.
El caso es que la resignación nunca me pareció una buena manera de ver las cosas pero... ¿qué hacer?

Me entristece profundamente que en España cuando se habla de creyentes se hable de católicos, que cuando se hable de cristianos se hable de católicos también... Su santiadad el papa... ¿a quién representa? porque yo estuve en Santiago cuando ese tipo de blanco vino y la gente que lo fue a ver daba miedo -miedo, yo no salí de mi casa-. Y lo que dijo en el avión.... evidentemente a el el laicismo le da gangrena, porque un país laico reconoce y protege el derecho y la libertad de creyentes de cualquier confesión y no creyentes de ninguna confesión.

.Lou Sara Salomè. dijo...

Creo que hay un Dios. Pero odio la Religión, porque ella prostituye y comercializa con el nombre de Dios. Esto es como una pequeña suvasta donde diferentes empresas hacen lo posible -honesta y deshonestamente- para hacerse copn el monopolio de un Dios muerto y cruel y lo venden a bajo coste a aquienes no hagan demasaiadas preguntas. Repugnante.

¿Que es ser creyente?
cuando estás solo, en esa soledad profunda y enloquecedora que es estar con uno mismo sin poder esconderse ni huir... en la intimidad del cuarto, o temprano en la cocina deshabitada mientras el café se hace y todos duermen... ser creyente es no tener que convencer sino creerte convencido, de que, honestamente, a ti no te puedes engañar, hay un Dios... pero no es el Dios de la tele, de la política o de los sanguinarios. Entonces te medio sonríes, ladeas un poco la cabeza, y piensas que da igual lo que pueden decir, incluso lo que puedas decir, no serás capaz de eliminar nunca esa sospecha, seyo de lo trascendente, a penas perceptible, pero presente.

unidalavida dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
unidalavida dijo...

Yo creo que tu eres un hombre religioso, poque defiendes a los oprimidos, tienes una gran conciencia social y trasmites mucho amor a tu prójimo....no lo leíste en la Biblia pero lo aplicas todos los días de tu vida. No pisas una iglesia, pero cuando pisas un escenario das mucho amor y esperanza a tu público.
Tu crees que es el amor la gran fuerza que va a salvar al hombre, otros también lo creen pero lo llaman de otra manera...lo llaman Dios.
Tus rezos son tus canciones y tus oraciones son todas las cosas lindas que decís en el escenario.
Yo también creo en Dios y nunca piso una iglesia. Cuando trato de ayudar a mis alumnos a ser mejores personas, cuando los aliento a luchar por un futuro mejor, cuando los acompaño en su dolor...son en esos momentos que me siento en comunión con Dios.
Pienso que hay que mirar el vaso mitad lleno y trabajar para que se termine de llenar.
No tengas miedo, en este mundo loco que se mueve en forma vertiginosa, tu nos das paz y mucho amor y cada vez somos más los que luchamos por un mundo mejor.
Un abrazo grande desde Uruguay
Silvia

Lucina dijo...

son esos atardeceres los que nos rescatan del naufragio.

(me emocionaste...)
Un beso

Anònim dijo...

El domingo envié besos de tu parte a un amigo que está en Pontevedra, des de Hospitalet, el viernes el me los devolvió de tu parte des de Pontevedra. Ya no puedo compartir con él conciertos escuchándote, pero fue como si lo hicieramos juntos, más juntos que nunca en el sofá de casa.
Petons
Núria

Romano dijo...

Nos veremos en el infierno amigo mio,alli habita la mejor gente,,,
A unos cuantos no los dejaran entrar jejejeje,,

Abrazos

Paus dijo...

Una experiencia sensorial el maravillarse con un ritual impropio,deconocido y hasta increible...la maravilla de sorprendernos cada dia,con algo nuevo :)...me gusta que disfrutes nuevas sensaciones y nos las compartas.
PauS*

mar dijo...

Siempre un placer leerte. Con ganas de un concierto en Madrid.
La Iglesia se ha ganado a pulso la desconfianza que despierta en la gente. Sus incoherencias son evidentes y dejan a la luz un propósito poco digno a costa de muchas buenas personas.
Yo creo. Creo en algo (será quizá la huella de una educación propia de los 70/80),o tal vez un mecanismo de defensa para no enloquecer ante determinadas situaciones.
Te envidio, crees en el ser humano por encima de todo. A mí, a veces, me cuesta creer que el ser humano sea capaz de tanto horror, necesito echar balones fuera.

El Sosegado dijo...

El cielo lo prefiero por el clima, el infierno por la compañía. Buen día a todos.

isla.de.resistencia dijo...

uff leer eso en este momento me emocionó...
seguir aunque el mundo se derrumbe.
seguir...

un beso grande ismael!

Set Cel dijo...

Maravilloso. Siempre resulta reconfortante enaltecer la dicha de los pequeños placeres, como en Amelie, frente a la banalidad de lo escrito y confeso.
Un abrazo compañero.

Silvia dijo...

Hola Ismael. Estoy esperando, creo que como cientos de personas, la carta semanal. ¿O es que has abandonado nuevamente el blog? No quiero pensar que es asi, porque siempre esperamos saber algo de vos por ese medio. Saludos, Silvia

alena dijo...

Creo que nos veremos todos en el infierno.No puedo entender como esta gente después del daño que han hecho y que están haciendo pueden seguir con esta manipulación,mentira,etc
(se le puede llamar de tantas maneras).¿Que le ha pasado a este gobierno para que tolere este gasto bestial que nos cuesta la iglesia católica?.¿Cuanta gente comería,por poner un ejemplo,con el dinero que nos han costado las dos visitas y la que viene próximamente de este personaje a España?.Se nos rien en nuestra cara.Viendo estas injusticias cada dia está más claro que no hay esperanza para este mundo,o por lo menos para todos los que queremos vivir honradamente.Indignante.

María Jesús dijo...

Lo mejor de todo esto, es a la conclusión que he llegado y que me ha emocionado por dentro....Al menos, podre escucharte cantar eternamente en el infierno,jeje.
GRACIAS POR TUS PALABRAS

Ed. Expunctor dijo...

Muy buenas.
¿Pero, entonces, no crees en Dios o eres agnóstico? Son dos cosas muy distintas. El agnóstico considera que lo relativo a la divinidad no es accesible al intelecto (¡cuando los dioses son creaciones del intelecto!), y el ateo tiene claro que los dioses no existen más que en la ficción.

El agnóstico todavía tiene un lastre religioso tan fuerte que le incapacita para ver con claridad la realidad. Sigue siendo un idealista (en el sentido del idealismo filosófico, opuesto al materialismo). Supone otra victoria del pensamiento religioso, pues el agnóstico todavía es incapaz de afirmar que los dioses son pura ficción.

Saludos.

P.D.:Me llaman poderosamente la atención los comentarios que te han dejado del tipo: "comparto absolutamente todo lo que dices, yo soy católica..." ¿¡!?

HELENNA dijo...

Yo soy un claro caso de descreencia en la iglesia católica.

Me inculcaron que por ir a misa cada domingo era mejor persona, no es culpa de mis padres que bastante les tocó vivir a los pobres, en una época de hambre y sufrimiento.

Por miedo a decepcionar no me cuestioné otras formas de vivir la espiritualidad hasta que conocí a mi compañero, el ser que está logrando que mi alma evolucione.

Él si es mi milagro, es el que ha logrado que entienda aspectos que antes con solo mencionarlos me aterraban.

Hoy creo en la reencarnación y mi último sacrificio por la iglesia católica fue casarme con mi alma gemela.

No he bautizado a mis dos "leopardos" ni les voy a inculcar que hagan la comunión, deseo que ellos elijan su camino, si es junto a la iglesia católica, que así sea pero si desean seguir otros caminos, yo estaré ahí para apoyarles.

Bueno Jon, alma de mi alma, ha llegado el momento de la verdad. Sabes que la manera de conocernos no fue muy ortodoxa y que desde el primer momento estuve dispuesta ha hacerte la vida imposible con tal de que no entraras en mi vida, gajes del oficio por haber conocido a mangarranes que no tienen nada que ver contigo, hoy no sólo agradezco toda la paciencia que tuviste conmigo sino que claramente te puedo decir que mi vida está vacía sin tí, que tú has logrado que sea mejor persona, haces que cada mañana me levante de tu lado con una sonrisa y sin miedo al futuro.

Jamás serás mi marido, pero sí mi compañero de viaje, de esta vida y de las venideras.

¡ TE AMO MÁS DE LO QUE JAMÁS PODRE DEMOSTRARTE!.

Anónimo dijo...

Es paradójico que Jesús fuera el primer comunista conocido.
Sin embargo nos ama y nos da a elegir este camino. Quiere que seamos libres y autónomos moralmente. Por eso no puede imponernos nada, no como lo hace una política creada por el hombre. Debemos llegar a esta idea por auto-convencimiento y no por decreto.
Yo he decidido intentar seguirle y contagiar la alegría de compartir el pan con los demás...¿ A qué esperamos para convencernos?