lunes, 10 de marzo de 2014

Nueva canción: Éramos tan jóvenes

Cumplidos los treinta y diez les dejo una canción del futuro disco. Dedicada a la gente de mi generación. cantada por primera vez ayer, día de mi cumpleaños...
Poco a poco, el disco crece, trepando como yedra sobre nuestras pieles. Lento, se acerca, como esta primavera que nos nombra en todo solar florecido. Al fin y al cabo, somos tan jóvenes...

ÉRAMOS TAN JÓVENES

Eramos tan jóvenes que dolía casi todo:
Madrid, su puerto de mar, el rumor de sus olas...
Como una yedra el tiempo gateaba silencioso.
Cómo acercarme a ti sin parecer un idiota...

Intento recordar cuál era la repuesta:
dónde estaremos cuando los dos cumplamos cuarenta.
Cantaba Kurt Cobain, cerraba de un portazo, huía,
y mientras tu suspirabas, se aplazaba la vida.

Eramos tan jóvenes que parecían verdad
el asta que soñabas en la frente de un corcel,
las prisas sin maleta en aquel maldito hostal,
la playa sin naufragio a la que juraste volver.

Mis padres se han marchado, cocinaré espaguetis.
Los viernes por la noche ardiendo como ave fénix.
Rones y amanecida planeando barricadas,
pañuelos palestinos cuidándonos las gargantas.

Ahora que llego a casa, que todos los mares se aquietan,
repaso lo que he vivido, recuerdo nuestras promesas
y he de decir que he cumplido con algunas y no es poco.
He sobrevivido al otoño, a su mordisco de lobos.

Amo a una mujer clara que amo y me ama sin pedir nada,
un hechicera abre el cielo cuando le canto una nana.
Puede que al mirarme ahora con ojos de aquellos días
reconozcas al muchacho que a ciegas te desvestía.

Éramos tan jóvenes que todo nos nombraba:
versos de Benedetti, cada amante en su perjurio,
todo barco que encallaba en el banco de tu plaza,
Julie Delpy y Ethan Hawke borrachos junto al Danubio.

Ateo sin salvación, tú ëras mi zarza ardiente,
traías el carnaval a finales de septiembre.
Llamaba de madrugada desde cualquier cabina,
gritaba mil maldiciones mientras Bagdad ardía.


Eramos tan jóvenes que todo nos curaba:
los libros de Kundera, tus besos zapatistas,
el asiento de atrás, dormir sobre tu falda,
Marcos, subcomandante, cantándonos por Sabina.

Intento recordar cuál era la repuesta:
dónde estaremos los dos cuando cumplamos cuarenta.
Cerraba Kurt Cobain tu corazón de un portazo
y mientras tú llorabas memorizaba tu abrazo.

Ahora que llego a casa, que todos los mares se aquietan,
repaso lo que he vivido, recuerdo nuestras promesas
y he de decir que he cumplido con algunas y no es poco.
He sobrevivido al otoño, a su mordisco de lobos.

Amo a una mujer clara que amo y me ama sin pedir nada,
un hechicera abre el cielo cuando le canto una nana.
Puede que al mirarme ahora con ojos de aquellos días
reconozcas al muchacho que a ciegas te desvestía.

27 comentarios:

Saramaga dijo...

Tengo 32, pero esta canción parece que me nombra también. Muy identificada y nostálgica me has dejado.
Gracias

Jeany dijo...

Tus nuevas canciones siempre refrescan la memoria de aquellos que no se atreven a mirar hacia atrás y ver que la vida se les pasó, así, en un instante.
Espero ansiosa tu nuevo disco, tu poesía resuena desde Argentina.

Roxi Ameduri Marchettini dijo...

Ismael muy felíz cumpleaños!!!
Bellísima la canción. Que hayas pasado un día lleno de amor y alegría, felices 40!!! Lo mejor siempre está por venir.
Buena semana!!!! Cariños.

pd: escribí más seguido, ya se te estaba extrañando...

Anónimo dijo...

Yo tengo 30+10 y esto es lo vivido hasta ahora.... Broche de oro

jaime dijo...

Mil gracias por tan hermoso regalo, cuarentón. Deseando descubrir los acordes.

Salud y calma!.

Alath dijo...

Te he dedicado una entrada en mi blog
http://alathariel.blogspot.com.es/2014/03/40-primaveras.html

Elena dijo...

Preciosa.
Feliz cumpleaños ;)

Mel L dijo...

No se podía esperar menos de vos en el día de tu cumple.
Cuanta poesía..profundidad.

Te quiero Ismael!!!!

Evelin dijo...

Me encanta.

Evelin dijo...

Me encanta.

DMClarisa Tomás dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
DMClarisa Tomás dijo...

Me gustan tus letras, tu música, tu modo de contar y cantar...
Espero escuchar pronto esta promesa de delicias. Tienes una emotiva forma de contar lo vivido. Los paisajes entre pasajes, se te dan bien...
Gracias por el regalo, que cumplas muchos y así de genial.
Saludos!
Una admiradora que no canta.

Angela_812 dijo...

Tengo una queja o quizás no... me has hecho llorar, es ese llanto que finalmente disfrutas ¿me entiendes? Es maravilloso cuando el arte emociona así, lo que significa que tu nueva canción (como siempre lo hacen tus canciones) cumple el objetivo de ser universal...

Leti dijo...

Lo que me sucede cuando me pongo en contacto con tu música es revivir momentos que nunca viví. Volver a tener sensaciones que no estoy segura si las tuve, pero que reconozco. Así de ilógico es el arte, y es lo único que nos queda para armar nuestros pedazos detrás de la nada.
Esta canción me permitió atravesar un umbral. Ese umbral donde el pasado y el presente se fundieron un instante.Por lo tanto, aunque se la dedicaste a los de tu generación, yo siento también que es en parte para mi. Y para cuando cumpla 30 mas diez.

Sara Arnedo dijo...

Me encanta, esta como todas tus canciones me hacen depertar sentimientos que me evocan a otros tiempos y vividos o que me quedan por vivir. Soy estudiante de periodismo y mi nombre es Sara Arnedo, tengo que hacer un entrevita a alguien relevante a quien admire, y había pensado en ti, no te quitaré mucho tiempo y para mi seria un placer, te dejo mi correo por si pudiese ayudarme: sara.arnedo@gmail.con muchas gracias, un saludo.

Roxi Ameduri Marchettini dijo...

Felicitaciones Papá!!! Y Bienvenida al mundo pequeña, traes amor, alegría y esperanza!!! Que sean muy felices!!! Un abrazo desde el corazón!!!

Leandro Murciego dijo...

Ismael, cómo estás?
Me llamo Leandro Murciego, soy periodista trabajo en el diario La Nación de la Argentina y aprendis de poeta... Escribo desde muy chico poemas y cuentos pero hace muy poco tiempo comencé a darlos a la luz, y el mundo de los blogs me resultó ideal para dar a conocer mi trabajo.

La verdad es que lo que empezó como un proyecto solamente personal hoy comenzó a girar y allí actualmente no sólo publico materiales propios sino también el de un grupo de escritores noveles o poco conocidos (que creo yo merecen ser difundidos). Junto a estas obras publico a autores reconocidos que no pueden faltar en ninguna biblioteca... Y este espacio intenta ser algo así, aunque virtual.

Con España tengo un vínculo especial, amo la poesía actual que de allí viene, y eso intento reflejarlo en el blog, allí hay textos de Joaquín Sabina (el único al cual no he llegado a pedirle autorización para publicar sus letras y poemas), a Santiago Pérez Malvido, César Ulla, Rodolfo Serrano (tu padre) y ahora quería molestarte a vos.

La realidad es que por estos días en mi país se recuerda el golpe de Estado que sufrimos en 1976, y desde el blog busco dar un espacio de lucha contra el olvido, poniendo textos propios, de Benedetti, Galeano, Lima Quintana, María Elena Walsh y de otros autores no tan conocidos.

Es aquí, en la parte del homenaje, donde entra el motivo de este pedido. Sé por haberte leído en notas y escuchado en tus canciones que Sudamérica te conmueve y es por eso que me gustaría contar contigo en el blog. Tenés hermosos poemas hechos canciones sobre las Madres de Plaza de Mayo y sobre aquel momento gris que vivimos no sólo en la Argentina sino también en el resto del continente.

Sé que es una locura pedirte autorización para publicar algo tuyo pero creo que es mi obligación hacerlo, obviamente que si querés escribir algo especial para la ocasión también será bien recibido. Obviamente, antes que nada querras ver el espacio y aquí te dejo su dirección: www.poesiaamanoalzada.com.ar
El trabajo de difusión lo realizo a diario en más de 130 grupos de facebook y de otras plataformas y en tan sólo 5 meses el blog cuenta con 40.000 lecturas, algo que no lo hubiese imaginado, pero que por suerte y contra todos los pronósticos de los editores literarios, la poesía es un género que no sólo no está muerto sino que por el contrario cuenta con muchos lectores, mejor dicho cultores...

Te pido perdón por tanta lata, y por haberte quitado tu tiempo pero en verdad me gustaría contar contigo...

Te mando un gran abrazo, desde Buenos Aires,
Leandro Murciego

Aquí te dejo un texto con el que abrí la semana de la memoria, que escribí hace un tiempito...
http://poesiaamanoalzada.com.ar/apariciones-y-partidas-murciego/

RECOMENZAR dijo...

genial !!!!!!!!!!!
llegué y me voy a quedar aqui
sin tu permiso
besos

melina roman dijo...

Bella....

Anónimo dijo...

S N

Qué bonita

Decirte ...q estoy ..estamos deseando escucharte esa y otras..que eres grande y que te quieran y quieras siempre..

suerte y salud @!!!


otr@s seguiremos recordando sueños bonitos.

Annie jimenez dijo...

A mis 22 me siento mas que agradecida por tus canciones ,no importa pasar horas escuchandolas son historias que llegan a lo mas profundo del alma historias que quizas algun dia yo tenga que vivir !!

Nancy Román dijo...

Gracias....

Pamela Alejandra dijo...

Grandes canciones llenas de poesía y realidad..Me encantan y con solo 18 me siento identificada con casi todas tus canciones..Es grande la gente que le canta a la vida. Mis felicitaciones Ismael.

Karin Sotomayor dijo...

Sencillamente, tocaste mi corazón.
Hermoso disco

Emma dijo...

La escuché hoy en una tienda, me salí temblado a la calle y rompí a llorar. Están muy muy próximos mis 40 y ya no esta mi compañero desde los 20, todo me recordó mi vida y lo que ya no tengo ni volverá. Juventud divino tesoro. Muchas gracias.

Irina Jimenez dijo...

Yo tengo una duda, por qué el verso "amo a una mujer clara que amo y me ama sin pedir nada" es lo mismo que usa Silvio Rodriguez en su canción Serenata Diurna?

Susan Kaley dijo...

Desde que te escuche por primera vez hace años atrás comencé a seguirte silenciosamente, escuchando y paladeando cada uno de tus veros hechos canción.
Canción hecha poesía, que conmueve cada fibra de mi alma, a mi 30 +15 años, me alegro de haberte encontrado por casualidad en el mundillo del internet.
Gracias por existir Ismael