miércoles, 27 de marzo de 2013

Todo es aguacero


Aunque no todo ha de ser derrota,
el fracaso es una escuela, me digo.
Quien siempre gana nada sabe de la vida.

Es martes y echaba de menos los versos
que alimentaban al joven cormorán
que cada miércoles, sin ceniza ni oraciones,
se deshacía de la brea pegada a sus alas.

No ha habido invierno más frío
ni luna de febrero más afilada,
guadaña para una parca amable
que toma café de las máquinas
que ronronean en las salas de espera
de los hospitales.

Recojo las acederas que encuentro en los berrocales
y recuerdo las manos de mi abuela,
como ramas de olivo, su canto de plata,
y la imagino, pequeña, extendiendo las sábanas
sobre la hierba fresca de una primavera
llena de estrellas. En el coche de línea
vuelve el abuelo. Madrid aún espera.

Este invierno clava en nuestro pies descalzos
las copas rotas y el vino vertido
deja manchas perennes en los manteles,
como en mi pecho esta despedida
llena de aguaceros. Dejo que la lluvia
me robe la voz camino del cementerio.

Busco la cueva que todo lo atraviesa,
allá donde se escondían los maquis,
los amantes y los animales perdidos
para llorar sin calma esta ausencia.
Allí, a solas, recuerdo los nombres.
El día que nació mi madre
recogías bellotas y diluvió como hoy.
Todo es aguacero. Todo riada.

Crispados, ya tarde, leemos los titulares
y hartos estamos de beber hiel
como agua del tiempo y clorada.
Basta ya, dicen algunos. Nubes de algodón
se posan en los cerros y como la lana
que las ovejas se dejan
en los espinos de la alambrada
encuentro recuerdos de mi infancia
en todos los paisajes 
que abrazan tu retrato.

Llueve como nunca.
Pero saldrá el sol y escucharé de nuevo
tu canto de plata en mi voz renacida.

23 comentarios:

Ginnette Monge dijo...

Palabras sabias!!!

Aunque no todo ha de ser derrota,
el fracaso es una escuela, me digo.
Quien siempre gana nada sabe de la vida. <3 <3 <3

Lola Molina dijo...

Saldrá el sol, seguro que saldrá. Y si no sale, lo sacaremos nosotros.

Lylo dijo...

Que bueno encontrar nuevamente la luz encendida.Gracias por la compañía. Saludos :)

Beatriz Gomez Gomez dijo...

Bonito homenaje, y si, hay dias que nos recuerdan el Diluvio, asi que esperemos que siempre haya un arca y un "Noe" que nos mantenga a flote....Salud y Fuerza, para capear el temporal!.

andrea dijo...

Una inundación,
jolgorio de las fuentes,
se ahoga la piedra.

bego dijo...

Gracias por tus palabras ... Siempre hermosas maestro

Anónimo dijo...

Y después del diluvio siempre renaceremos...gracias por llegar a donde consigues llegar

Anónimo dijo...

Si te cuento mi delirio del último mes... Era con que mi abuelo. Lloré por que el se moría, pero no era cierto, el está bien. Mi locura me decía que mi abuela ya no podía estar sin el, que no quería aguantar mas este letargo de estar lejos y por otro lado mi abuelo diciendome (en la realidad) que se iba de viaje a Argentina. Mi abuela de ascendencia española recordandome las travesuras desde el otro lado. La lluvia, el frío, los calambres, las pesadillas, el no poder dormir, la muerte y la vida, la realidad y la ilusión. Chavez hablandome de la comunidad y de que ahora es nuestro turno. Y yo por alguna razón tuve una visión de un hombre que estaba al lado de su abuela, quien estaba muriendo. Me sentí como en Aura, la novela de Carlos Nuñez. extraña sensación. El delirio era contigo, con España y Argentina, todo me hablaba de ti, pero también de mi y de mis abuelos, del pasado, del presente y del futuro. En mi locura escribí que vendrías en concierto a Puerto Rico y una semana despues, ahí estaba, venías en concierto a PR y hoy ya se venden las entradas. Algo que no se explicar. Pero ahí estabas tu, en mis pensamientos bajo la lluvia, y yo sin intención de provocarlos, peor aún, intentando frenarlos. Con demasiadas emociones que no entiendo, desde el extasis hasta la tristeza y desesperanza. Pero estuve feliz en todo momento por que existías tú.
En toda muerte renace la vida y el futuro está en nuestras manos.

Todo empieza y todo acaba en ti... o en mi... O en ellos.

ANABELLA dijo...

Tristísimas
despedidas que nos hacen replantearnos el sentido de vivir... y luego
la vida continúa, cuando el amor nos da todas las respuestas

Bettie Jander dijo...

Nunca llueve eternamente, pero hay chaparrones que calan hasta los huesos...

Vértigo dijo...

gracias

Selma Val. dijo...

Tras la última gota no hubo un arco iris…

Tiempo muerto tras el salto mortal hacia la nada
Pasos como suspendidos que van hacia ningún lugar
Laberinto monótono que trata de devorarme apropiándose del éter
Entre los dedos intento sujetar la aurora
y entre el frío invierno, encontrar primaveras
y en el silencio inclemente arrullos de caracolas
Cuando los gritos en el silencio suenan a escarcha y
la impotencia que arrasa mis constantes otoños
Mi pensamiento se despeña en abismos de la nada, el verso a medias, inconcluso, no existen orillas donde asir la esperanza, porque de esta solo brotan árboles de otoños deshojados
Es darse de bruces contra el suelo una y otra vez, sin indulgencia
Sufrimientos acumulados, del amanecer. Al anochecer
Desespera la esperanza cíclicamente…una y otra vez
Flagelados por el fluir caprichoso de la vida que empecinada a jugar con nosotros, cuan muñecos rotos parece estar.
Quisiera engendrar la palabra opuesta a la nostalgia.
Intentar guardar el miedo en los bolsillos
Cruzar el infinito entre el dolor y la indiferencia y
tratar de hacer metáfora de los días que me esperan con reticencia del tiempo
En la memoria llevo grabado el compromiso de continuar, pero quizás no sea suficiente cuando tus alas se vuelven de cristal…

Tras la última gota no hubo un arco iris…el cielo se volvió a cubrir de gris…

María Jiménez Va.

2012

CERTIFICADO DE REGISTRO OBRA LITERARIA INEDITA

MINISTERIO DEL INTERIOR
DIRECCION NACIONAL DE DERECHO DE AUTOR‎
UNIDAD ADMINISTRATIVA ESPECIAL‎
OFICINA DE REGISTRO‎
Libro ‎- ‎Tomo ‎- ‎Partida‎
Fecha Registro‎
10-355-217
22-Sep-2012

Cristina dijo...

Mi querido compañero de noches en vela, utopías que cada vez parecen más lejanas y catarros de esos que se agarran al pecho y parece que no se van nunca... hay vacíos que nunca se llenan, algunos, como nosotros, nacemos con ellos... otros nos los va regalando la vida, como si no hubiéramos aprendido aún nuestras lecciones.
Cuando se nos va alguien que era nuestro enlace entre el mundo y nosotros, nos sentimos desconectados de todo, como si el que éramos ya no existiera y en nosotros todo fuera oscuridad, vacío y un pozo que nos arrastra a su interior. Y a veces.. hay que dejarse arrastrar. Meterse en la cueva, hasta el fondo, llorar por nosotros, por los de aquí, por los que siguen luchando, por los que ya se rindieron porque no aguantaron más, por los que se han ido, y por lo que vendrán. La lluvia limpia, las lágrimas también. Sólo hay que soltar el miedo a dejarlas correr y dejar que te limpien el alma.
Y las riadas a veces son necesarias... ojalá viniera una y se llevara toda la mierda que nos rodea.
Y aún rodeado de la oscuridad, sin voz y llorando las despedidas no pienses que la vida es una mierda. Llénate de oscuridad y vacío, pero después suéltalo y vuelve a levantarte. No podemos permitirnos revolcarnos en el fango, porque eso es lo mismo que rendirse. Y yo no me rindo, nunca. Y tú tampoco lo haces.
Cuando estoy regulera escucho Hay una luz. Cuando creo que no puedo levantarme, escucho Hija de Lilith. Tu versión y la versión que hizo Roger para mí, sólo en el piano. Ese es mi regalo para ti esta noche. El regalo que me hicieron a mí cuando pensé que no podría levantarme.
Te la acabo de enviar por mensaje en el facebook, espero que te llegue.

Cuídate mucho pequeño saltamontes, yo me voy a tomar un frenadol, el mucosán y a meterme al sobre, que también estoy mala desde el sábado.

Un abrazo fuerte, te esperamos cantando bajo la lluvia.

Cris

marfil dijo...

todos los caminos nos llevan a lugares diferentes, oero cada persona en este camino deja huellas distintas, no podria aver comparaciones, pero segura estoi, que al final de un recorrido tempetuoso, ha de salir el sol, pues mientras mas dura sea la tormenta, mayor sera su resplandor

poetadelalba dijo...

Solo puedo reiterarte que me emociona mucho leer tus palabras tan sentidas y llenas de ese corazón que muchas veces solo nos late dentro del pecho.

Sangre por tinta dijo...

La derrota será siempre parte del aprendizaje.

Suerte compañero ;)

jaime dijo...

Gracias por compartir tanto sentimiento. Brindo por la abuela.

Gabriela Pérez dijo...

Un abrazo fuerte.

CARMEN dijo...

Un fuerte abrazo, Ismael.
Hace ya nueve años, me sentía muy mal, todo era aguacero también en mi vida, en uno de tus cd me escribiste "que pase el vértigo que luzca el sol", había perdido hacía muy poquito a mi madre, tus palabras me reconfortaron, y no lo he olvidado. Espero que pronto pase el vértigo en tu vida y salga también el sol.

Alma Berra dijo...

Ismael de todas mis alegrías. No comprendo mucho, entre diagnósticos y hospitales. Te encontrás bien? Toda mi alma espera que sí, porque me estremezco con tu voz y tu poesía.
Soy médica y cuando vuelvo del htal cansada, luego de guardiaa cuidando a mi pacientes pediátricos con cáncer, tu voz es lo único que me reconforta.
Adelante, amigo y compañero!!! Tu música es mi alegría!
Almita desde Buenos Airea

Lily dijo...

Que lindo, comparto el sentimiento. Mi abuelita aún está conmigo, pero en sus 93 años sé que está terminando esta senda de la vida... Ella hizo tanto por mí y sigue haciéndolo alegrando mis días :)

Daniela V. dijo...

Un bellisimo poema,me encantò.Te doy la razòn en lo que se refiere al ganar y perder en la vida;cuando ganamos estamos felices màs cuando perdemos nos duele aceptar la derrota y eso es algo que se debe aprender. Un abrazo

Tfi Alta dijo...

Hace tiempo creia que el sol ya no salia para mi,pero un día escuche un tema que se llama " El Espejismo" este tema me consuela,creo que desde ese día me veo todo desde otro punto.me encanta!"Tras la tormenta queda reinventar el mundo" Saludos!